Buscar

5 razones por las que es mejor no pensar en grande

Elena Martín

Ilustración de dos cabezas pensantes

En nuestra obsesión por generar más impacto y por seguir esa tendencia que parece insistir en que si no escalas, tu proyecto será mediocre, nos olvidamos de cosas importantes. Primero, esa casi imposición de que si algo funciona tiene que hacerse más grande o estás perdiendo una oportunidad, puede paralizar a algunos o llevarles por un camino que no quieren.

Segundo, si nos centramos en crecer, nos perdemos hacernos las preguntas adecuadas y atender a las respuestas, a lo que tiene sentido independientemente de lo que se espere. De nada sirve tratar de escalar algo que funciona contra nuestra voluntad para acabar encontrando obstáculos en el camino que transformen una iniciativa sostenible y que daba resultados, en un ‘quiero y no puedo’, o en un simplemente… pero esto no es lo que yo quería.

En una jornada a la que asistí en Madrid, la organización Enspiral hablaba de cómo construir redes colaborativas. Aunque esta organización está ampliando sus dimensiones, es interesante el punto de vista de alguien que es parte de esta organización y fundador de Loomio (una herramienta para la toma de decisiones en grupos grandes). Él habla de como:

“Más y más gente está de acuerdo que la supervivencia humana depende de si somos capaces de reemplazar el actual status quo con estructuras y comportamientos radicalmente diferentes. Creo que este es un reto esencialmente cultural y el mejor lugar para cultivar cultura es en grupos pequeños. Hasta que no tengamos una masa crítica de activistas que sean capaces de pensar, relacionarse y comunicar diferente, cualquier gran movimiento va a replicar los errores del pasado”. 

Es por eso que apunta 5 razones que traemos a esta nota, ya que vienen a reafirmar mi creencia personal también, de que el gran árbol comienza por una pequeña semilla. Si estas semillas son lo suficientemente fuertes, el árbol crecerá. Estas son las razones por la que es mejor trabajar con grupos y acciones pequeñas que querer demostrar que puedes crear algo e impactar al mundo entero.

Razón 1: Un lugar para aprender nuevos hábitos

Cuando se trabaja con un pequeño grupo, es más fácil identificar qué comportamientos quieres motivar a que la gente siga, y puedes elegir cuánta energía quieres usar para ayudar a la gente a cultivar nuevos hábitos.

Si los hábitos no son los adecuados, ¿cómo puede el generar un gran movimiento, en lugar del trabajo en un pequeño grupo, ayudar a mejorarlos?

Razón 2: Un lugar para practicar tolerancia

Nuestras palabras reflejan nuestros pensamientos y a menudo, con las cosas que decimos podemos estar casi sin saberlo y por el tipo de lenguaje que usamos o la manera en que lo usamos, causando daño a alguien. Cuando se trabaja con grupos pequeños, especialmente cuando hay diversidad y todos tenemos que aprender a trabajar con todos, es más fácil el poder ver esos detalles, que alguien llame la atención y aprender ellos.

Razón 3: Un lugar para la terapia

Quizás pueda parecer una tontería, pero a falta de la atención especializada que no todos pueden pagarse cuando necesitan de ayuda o apoyo moral, se puede encontrar en un grupo. Trabajar en grupos pequeños facilita la creación de lazos de posible apoyo mutuo que a las personas puede hacerle mucho bien. En estructuras gigantes, esos lazos se desdibujan, las personas dejan de llamar al otro por su nombre y mucho menos interesarse por alguien que les resulta desconocido. Otra ventaja entonces de no escalar, sino hacer lo que hacemos y hacerlo muy bien a pequeña escala. En estos espacios las relaciones importan para el que tratamos de servir, y también pueden ser beneficiosas entre nosotros.

Razón 4: Un lugar para practicar con el ejemplo

Es más fácil esperar comportamientos adecuados de las instituciones o de otros, que practicarlos en nuestros propias organizaciones o grupos. El reto, un buen reto, es tratar de desarrollar lo que queremos conseguir en grupos pequeños, mostrar los logros y lecciones aprendidas y que esto mismo se replique en otros grupos pequeños. Después conectar esos grupos que han entendido y comparten la esencia.

Razón 5: Un lugar para estar preparados para lo peor

En caso de que todos nuestros esfuerzos por hacer del mundo un lugar mejor no nos acaben llevando a buen puerto y estemos a las puertas del apocalipsis, cabe preguntarse, ¿qué hacemos con el resto del tiempo que nos queda? Parece una buena idea el aprender como trabajar y construir cosas juntos hasta que ese momento llegue ¿no les parece?.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.