Buscar

Cómo la atención plena [Mindfulness] te lleva a tener una mente más abierta

Adriana Cárdenas

Mujer sosteniendo una bolita de cristal en la palma de su mano

Esta entrada es una traducción/adapatación de ‘Without Judgement: How Mindfulness Leads to Being More Open-Minded, escrita por Caroline Contillo para Idealist Careers.

Mantener una mente abierta, incluso para la persona con el espíritu más libre, es más difícil de lo que parece. Nuestras mentes han evolucionado para identificar, discernir, juzgar y así comprender el mundo que nos rodea. De hecho, cuando piensas en una tarea específica o en tu profesión en general, es muy probable que te llamen la atención unas cosas más que otras. Al practicar en el proceso un poco la atención plena o en inglés, 'Mindfulness' podemos cultivar la sinceridad y flexibilidad, lo que nos beneficiará en todas las áreas de la vida.

La atención plena de la mente abierta 

Ya sea que estés decidiendo a qué trabajo aplicar o solucionar un problema en tu trabajo, lo más probable es que hagas juicios basado en experiencias pasadas. También puede que juzgues por el miedo que sientes o por las repercusiones de lo que pueda pasar. Recordar experiencias y proyectarlas hacia el futuro es una vía importante para ser estratégicos, sin embargo, esto puede nublar tu manera de ver las cosas si te aferras demasiado a ellas.

Mindfulness, como hemos hablado antes, es el acto de notar lo que está pasando en el momento presente, voluntariamente y sin juicios. Sabemos qué es el presente, su propósito o intención, y en qué momento debemos dejar de juzgar. Dejar de hacerlo no es pretender que todas las decisiones son iguales, o que no podemos tener preferencias sobre cómo queremos que salgan las cosas. Por el contrario, significa que puedes darte cuenta cuando los recuerdos de experiencias pasadas y la ansiedad sobre el futuro estén presentes.

¿Qué son los sesgos cognitivos?

Todos tenemos sesgos o prejuicios cognitivos, (pequeños errores que influyen en la manera en como procesamos la información que recibimos). En lugar de actuar con miedo al futuro o aferrarnos a modelos que ya no funcionan, debemos caer en cuenta de nuestros prejuicios. Este es el primer paso paso para lograr una mente más abierta, sin embargo, ser solo consciente de ello no es lo único. Son muchas las distorsiones del pensamiento que permanecen inconscientes para nosotros. Estos son algunos ejemplos de loa sesgos cognitivos más comunes:

  1. Sesgo de confirmación – esta es la tendencia a interpretar información nueva como una confirmación a nuestras creencias o teorías, y una tendencia a ignorar o filtrar información que entre en conflicto con tus creencias o puntos de vista. Nuestra mente le gusta probarse así misma que está en lo cierto, aunque lo que piense sea algo negativo o irracional. Por ejemplo, si tu piensas que tu jefe siempre te ignora, tu mente filtrará la información que demuestre que lo que piensas es correcto, pasando desapercibidos los momentos en los que tu jefe tuvo en cuenta tu opinión.
  2. Sesgo de negatividad – se refiere a la tendencia a la negatividad. La mente es simplemente más sensible a experiencias negativas y más propensa a recordarlas. Esto fue útil en nuestra evolución pero puede distorsionar nuestra experiencia sobre el mundo e inclinar nuestra mente hacia la negatividad si no somos conscientes de ello.
  3. Sesgo de proyección – es la tendencia inconsciente a asumir que los demás piensan igual que tú. A menudo pasamos por alto que otra persona puede tener diferentes prioridades y perspectivas que nosotros. Aunque asumir que tenemos la razón todo el tiempo y que los demás deberían estar de acuerdo puede ser muy tentador, esto dificulta que tengas en cuenta las experiencias y actitudes de otros y te mantiene atrapado en tus propias creencias.

Cómo usar la atención plena o Mindfulness para superar los prejuicios cognitivos 

En lugar de indagar o hacer preguntas sobre cómo y por qué piensas de la manera en que lo haces, Mindfulness nos ayuda a darnos cuenta de nuestros pensamientos sin juicios. Puedes tener pensamientos placenteros como pensamientos que no te gusten. Sin embargo, la práctica de Mindfulness nos ayuda a observar estos procesos a medida de que suceden, sin intervenir.

Entonces, tómate el tiempo de reflexionar en tus decisiones y presta atención a lo que pasa. Date cuenta si puedes superar la tendencia de tu mente a inclinarte inmediatamente hacia una solución específica o a juzgarte a ti mismo o a la situación. Solo observa y toma nota de lo que pasa. ¿Cuáles son algunas suposiciones que has hecho sobre ti mismo o sobre la situación que pueden estar limitándote? Cuando veas que empiezas a juzgar, trata de enfocarte en el presente.

¡Acabas de usar la atención plena para tomar decisiones sabias y pasar a la acción! Seguramente existen muchas conexiones y soluciones disponibles que tu mente no permite que tengas en cuenta debido a los sesgos cognitivos y creencias limitantes. Tómate un tiempo para abrir tu mente, no sabes lo que podrías encontrar.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.