Idealist logo
idealist

Menú

pin icon
pin icon
Publica una Oportunidad
circle-add icon
Añade tu Organización
Idealist logo
idealist

Buscar

Idealist logo
idealist
social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon

Best Buddies: cuando lo que importa es la amistad, no la diferencia

Elena Martín imagen de perfil

Elena Martín

Dos manos unidas por los meñiques

Mientras muchas organizaciones trabajan con la discapacidad desde un ángulo de inserción laboral o tutela, la organización Best Buddies le puso el foco a una necesidad innata a todo ser humano, la necesidad de ocio y específicamente el impacto de la amistad. Una idea obvia pero en maneras revolucionaria que busca ya desde hace diez años en España (la organización tiene también presencia en otros países), generar amistadas entre personas con y sin discapacidad intelectual.

Marc Martorell es Coordinador de Programas dentro de la organización. Sus palabras revelan una sensibilidad exquisita y necesaria en muchos más espacios para generar esas relaciones de horizontalidad que aporten ese increíble valor que los dos lados reciben, el voluntario y la persona en situación de discapacidad intelectual. Esta entrevista revela un proyecto extraordinario e invita a que todos reflexionemos sobre nuestra capacidad para aportar y nos deja valiosas lecciones sobre lo que es posible cuando lo que importa es la amistad, no la diferencia.

¿Marc, cuáles dirías que son las principales mejoras que experimentan las personas con discapacidad intelectual que participan en vuestros programas?

La mejora más directa es la capacidad de conocer gente nueva. No solo hablo de su amigo o amiga, su persona voluntaria sin discapacidad, sino que a lo largo de toda su participación en nuestros programas las personas con discapacidad pueden llegar a conocer a cada uno de los y las miembros de la fundación. Eso les permite romper los círculos cerrados de relaciones de los que les cuesta salir y, por tanto, ampliar las personas con las que interactuar a todo un abanico de edades y personalidades diferentes.

Con el tiempo, estas relaciones se van consolidando como amistades, especialmente la que mantiene con la persona sin discapacidad. El papel de las parejas de amistad, como nosotros las llamamos, es muy importante: a través de esta relación, las personas con discapacidad pueden conseguir mejorar sus habilidades sociales. Es decir, saber cuándo hablar y cuándo escuchar, superar la timidez, mejorar la autonomía personal en el transporte público… Son habilidades muy cotidianas y casi inconscientes, pero no por ello menos importantes, que sólo se pueden construir a través de las relaciones sociales.

Encuentro entre voluntarios y participantes del programa.
Encuentro entre voluntarios y participantes del programa.

¿Qué hay de los voluntarios? ¿Qué manifiestan ellos que ganan con la experiencia?

Es una buena pregunta, porque normalmente nos olvidamos de las personas voluntarias y nos centramos en qué obtienen las personas con discapacidad. En Best Buddies entendemos las amistades que formamos como relaciones de igual a igual. Es decir, que ambos amigos o amigas son igual de importantes, escapando de roles asistenciales o de dependencia.

Por eso, lo primero que agradecen nuestras personas voluntarias es justamente esta idea de amistad. Son personas sensibilizadas con la inclusión social pero que no necesariamente son profesionales de la discapacidad. Si han venido a Best Buddies es para que su actividad produzca un cambio en la sociedad, por lo que lo primero que suelen manifestarnos es su satisfacción personal ante un voluntariado que realmente marca la diferencia.

Lo que vemos también es que nuestras amistades también tienen un gran impacto en su entorno, en el sentido que ellos mismos y ellas mismas van sensibilizando a su entorno hacia el mundo de la discapacidad.

En qué punto dirías que se encuentra el tema de la discapacidad intelectual en España. ¿Cuánto se ha avanzado y cuánto queda por avanzar?

El mundo de la discapacidad intelectual en España ha dado pasos de gigante, ya sea a nivel institucional o a nivel social. Las personas con discapacidad reciben ayudas estatales y tienen a su disposición un gran número de entidades que están implicadas en la mejora de todos los aspectos de su vida. A nivel social y laboral, además, hemos conseguido acabar con muchos de los estigmas que caían sobre ellos y ellas. Ya no tratamos la discapacidad intelectual como una enfermedad, sino como una diversidad. Y, sin embargo, queda aún mucho por hacer. No creo que deba ser yo quien valore el trabajo institucional que se hace desde las administraciones. Las entidades del Tercer Sector, y Best Buddies en concreto, trabajamos más con la sociedad, así que es allí donde vemos más carencias.

Lo que podemos ver es que el colectivo de las personas con discapacidad es aún el más marginalizado a nivel mundial. En nuestro país, aún existen muchas barreras físicas y psicológicas hacia ellas. Nuestras ciudades y pueblos, nuestro mundo, siguen pensados para las personas sin discapacidad, lo que relega a las personas con discapacidad a un papel de dependencia. Hablo, por ejemplo, de los horarios laborales: aunque hay mucha adaptabilidad para las personas con discapacidad, sigue habiendo inestabilidad, malas condiciones o incluso discriminación. Ya no por no aceptar a personas con discapacidad, sino por pensar que la discapacidad intelectual sólo es “la que se puede ver”.

Todas las personas con discapacidad intelectual que participan con nosotros quieren poder hacer una vida autónoma que cumpla con sus proyectos vitales. ¿En qué se diferencia esto de lo que queremos todos y todas? Por no hablar de la condescendencia con la que se suele tratarlas. “¿Y ya puedes vivir tu sola? ¡Qué bien que te sepas el recorrido del metro!” A nadie le gustan los paternalismos, que nos traten como niños y niñas pequeños. ¿Por qué lo hacemos con el colectivo de la discapacidad? Necesitamos cambiar de “chip” en muchos sentidos, y por eso es importante el trabajo de nuestras parejas de amistad.

Los avances conseguidos, ¿se pueden traducir en números? 

Nuestro trabajo es muy humano y cuesta traducirlo a cifras, ¡pero voy a intentarlo! Para empezar, calculamos que el impacto social que causa una sola pareja de amistad es enorme: aunque la amistad es entre dos personas concretas, sus conocidos también se ven influenciado e influenciadas, como he dicho. Aproximadamente, por cada pareja de amistad que se forma se causa un impacto a diez personas de su entorno, por lo que los prejuicios caen y se difunde lo que es exactamente la discapacidad intelectual, sin estigmas.

Y si esto lo sumamos a la cantidad de parejas que tenemos… Actualmente contamos con cuarenta parejas de amistad, lo que hacen ochenta personas que participan directamente para difundir nuestra idea de inclusión social. ¡Y eso sólo en Barcelona! En Madrid, donde también tenemos una oficina, tenemos también a unas cuarenta parejas de amistad y a más de ochenta personas. En León tenemos un grupo más pequeño, de unas diez parejas, pero muy activas. Y nos hace mucha ilusión poder anunciar que en octubre abriremos una oficina en Salamanca, desde donde ya nos han escrito personas interesadas para empezar una amistad.

¿Cómo conectáis normalmente con voluntarios y qué necesidad tenéis ahora mismo de más gente?

Nuestros voluntarios vienen del trabajo en red que comentaba al principio. Igual que establecemos colaboraciones con entidades del mundo de la discapacidad, también colaboramos con universidades, por ejemplo. A través de ellas conectamos con un buen número de nuestro voluntariado, personas que ya están implicadas en el mundo del Tercer Sector y no quieren esperar a terminar sus estudios para empezar a trabajar por la inclusión social.

Usamos plataformas de voluntariado online para difundir nuestros proyectos y lo que necesitamos. ¡Y siempre necesitamos a nuevos voluntarios y voluntarias! Y no sólo de personas jóvenes: se puede cambiar el mundo en todas las edades. Más importante aún: nuestras parejas de amistad tienen muy en cuenta la edad. Igual que no presentaremos a dos amigos que uno podría ser el abuelo del otro, no haremos parejas de amistad donde una podría ser la hija de la otra por edad. ¡Queremos que esta implicación con las personas con discapacidad sea algo de toda la sociedad, no sólo de una generación!

Así que, tengáis la edad que tengáis y vengáis de donde vengáis, contactad conmigo si queréis hacer voluntariado en Best Buddies España: marcmartorell@bestbuddies.es. ¡No os olvidéis tampoco de seguirnos en las redes sociales! Encontraréis más información en nuestra web.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon
Elena Martín imagen de perfil

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.