Buscar

Chicas en tecnología: programando un mundo mejor

En América Latina, todavía hay quien piensa que la tecnología es un área exclusiva para los hombres. Sin embargo, poco a poco se van rompiendo estos estereotipos gracias a organizaciones como Chicas en Tecnología, una ONG argentina que busca motivar a mujeres jóvenes a que escojan carreras relacionadas con la tecnología.

Sofía Contreras, cofundadora de la organización nos habla de la importancia de generar espacios para intercambiar conocimientos tecnológicos “las chicas eligen carreras basadas en lo que conocen, por lo que si no se ven expuestas a la tecnología no escogen carreras así… Tenemos que romper con estereotipos, sí se puede trabajar en tecnología, no es como se piensa que son carreras en las que terminas trabajando en un sótano o aislado, la tecnología es horizontal, se trabaja también en equipo“.

Brecha de género y emprendedurismo 

Chicas en Tecnología empezó con las ganas de cuatro chicas que decidieron pasar de la intención a la acción para crear una Argentina con más mujeres liderando iniciativas en donde la tecnología y el impacto social sean los protagonistas. Ése es el sueño de Melina Masnatta, Carolina Hadad, Mariana Barela y Sofía Contreras, cerrar la brecha de género y el emprendedurismo en tecnología. “Empezamos con ‘Programando un mundo mejor’, el primer programa fue a finales del 2015 y en él participaron 24 chicas entre 13 y 16 años porque creemos ése el momento de generar impacto para que elijan carreras en tecnología, además de 10 colegios y 10 mentores, más nuestro equipo“, nos comenta, Sofía.

Programando un mundo mejor fue su primer programa y hace parte crucial en la misión de la organización. Gracias a él buscan que adolescentes conozcan más sobre tecnología y el mundo que existe alrededor de esta área. Es un programa intensivo con fines sociales ya que las habilidades aprendidas son utilizadas para dar respuesta a una problemática social que viven las participantes o su comunidad en la actualidad.

Durante dos tardes y un fin de semana, las participantes, en grupos de tres chicas previamente establecidos, trabajan en equipo para identificar problemas reales de su entorno, como nos comenta Sofía, el mentor se suma a su equipo como parte y no como quien dirige. “Por esos días las chicas trabajan en oficinas, se dan cuenta del entorno y aprenden habilidades de comunicación, ya que tienen que hacer una presentación frente a 60 o 70 personas para el ‘pitching’ su aplicación“, concluye.

¿Qué se necesita para postularse?

  • Ser mujeres estudiantes de secundario
  • Tener entre 13 y 16 años
  • Aplicar con un equipo conformado por tres chicas de la misma escuela
  • Comprometerse a participar en el total de las instancias del programa (cuatro encuentros)
  • Contar con la autorización de padres o tutores para participar
  • No es necesario tener conocimiento en tecnología previamente

Mujeres ejemplo y acompañamiento constante 

Este año se suman dos programas, los clubes que se componen de tres meses de entrenamiento en una institución educativa, “es parecido a un mundo mejor pero durante tres meses y lo bueno es que más niñas pueden participar como parte de una formación extracurricular. Seis instituciones ya están participando“, comenta Sofía.

El tercer programa es Comunidad, en la que la organización imparte charlas, talleres, presentaciones, paneles y discusiones sobre tecnología, además de charlas motivacionales a las chichas con el objetivo de dar continuidad a los esfuerzos realizados en el programa Programando un Mundo mejor y los clubes. A estas presentaciones asisten las egresadas de los programas, que hasta el momento son 75.

En los programas ofrecidos por la organización el 70% de los panelistas y mentores son mujeres. Con esto se busca que las chicas puedan ver en ellas ejemplos reales de que sí es posible para una mujer, trabajar en este campo. El 30% restante son mentores masculinos con la finalidad de agrupar ambos géneros en la construcción e implementación de ideas tecnológicas.

En Argentina no existen datos sobre cuántas mujeres estudian, empiezan o finalizan estudios relacionados con la tecnología. Por ello, la organización ha empezado a medir su impacto a través de encuestas que se realizan antes y después de cada programa. Se espera que en unos años puedan medir cuántas de las chicas que han participado en sus programas, han escogido carreras relacionadas con la tecnología. Sin embargo, como lo dice Sofía, independientemente de lo que escojan, “la tecnología es algo transversal, no importa lo que elijan ser, la van a necesitar“. Todo suma y sin duda este nuevo conocimiento desarrollará nuevas habilidades que ellas puedan utilizar para el beneficio de su comunidad.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.