Buscar

Combatir el trabajo infantil

Mari Velasco

Dos niñas trabajando en el campo

Durante el confinamiento, millones de niñas y niños en el mundo tuvieron que continuar su educación de manera virtual. Esto ha sido un enorme desafío sobretodo para aquellos niños que viven en situación de vulnerabilidad. Por un lado, las escuelas cerradas y por otro el aumento de la pobreza contribuyen peligrosamente al incremento de las tristes cifras de trabajo infantil en la región, que no es sino una violación de sus derechos que solo reproduce los círculos de pobreza. Los niños se deben a la escuela y al desarrollo de sus conocimientos.

Una organización que ha trabajado incansablemente para la prevención y erradicación del trabajo infantil en la región es Desarrollo y Autogestión -DYA, que viene implementando acciones desde hace aproximadamente 20 años, primero en Ecuador, luego en Bolivia, Perú y últimamente en Argentina.

Estrategias en la región

La directora de la organización en Perú, María Gloria Barreiro, resalta los logros alcanzados a través de un trabajo en alianzas público-privadas.

"En Ecuador fuimos responsables de diseñar la estrategia eliminar el trabajo infantil en basurales. Ecuador fue el primer país en la región en alcanzar este logro. Además, diseñamos la campaña para erradicar la mendicidad infantil que se mantiene vigente. Desarrollamos también el proyecto “Wiñari” para la erradicación del trabajo infantil (ETI) indígena gracias al cual, pudimos diseñar y poner en marcha el programa de nivelación del rezago escolar que ha sido también adaptado en Bolivia y Perú". 

Gracias a la alianza con el Ministerio de Educación en Ecuador esta iniciativa permitió re escolarizar a 50,000 adolescentes y jóvenes que solamente habían logrado culminar con su educación primaria.

En Perú, DYA ha implementado el proyecto “Semilla” para la erradicación del trabajo infantil rural.  "Combinamos la incidencia y fortalecimiento de la política pública con movilización comunitaria y generación de alianzas público-privadas. Trabajamos por un Perú orgulloso de sus productos agrícolas de exportación sin trabajo infantil peligroso y asegurando la educación para los niño(as) y adolescentes".

Una niña del proyecto Semilla con uniforme leyendo
Foto Archivo de DYA

Por los resultados alcanzados, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo designó a Semilla como programa de fortalecimiento de la política pública.

Se trata de modelos que han sido asumidos por el Estado peruano y que ahora hacen parte de la política pública. Destaco 3 de ellos:

1. Trabajo infantil y educación:

Hemos aportado con estrategias educativas innovadoras como “Secundaria Tutorial” implementado en 5 regiones del país y que está orientado a mejorar el acceso, permanencia y culminación de la educación secundaria de estudiantes de comunidades rurales dispersas donde no existe una institución educativa cercana.  

2. Trabajo infantil y agricultura:

Se diseñó un modelo para garantizar que no se incorporen niños en al menos cuatro cadenas agrícolas: café, cacao, palta o aguacate y espárrago. El modelo fue validado con 3,000 familias y posteriormente implementado a través de un reconocimiento del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo de Perú denominado “Sello Libre de Trabajo Infantil” -SELTI.

Sello Libre de Trabajo Infantil

3. Trabajo infantil y gobiernos locales:

DYA diseñó y puso en marcha un modelo para identificar y reducir situaciones de trabajo infantil, trabajo adolescente peligroso y peores formas de trabajo ocurridas en el espacio público, negocios locales y empresas de transporte público. Se trata de una propuesta sencilla: fortalecer la responsabilidad que tienen los gobiernos locales de protección a niño(a)s y adolescentes a través de las Defensorías de Niñez y Adolescencia (DEMUNA) .

Desafíos durante y post-pandemia

Quizá el mayor desafío es realizar una fuerte incidencia para que el trabajo infantil no se invisibilice en medio de las urgencias que la pandemia nos dejará y frente a una crisis que provocará: aumento de la pobreza; caída sin precedentes de puestos de trabajo y precarización de los existentes; la educación que ahora es a distancia, con la consecuente dificultad de retener a los niño(a)s y adolescentes en el sistema educativo; entre otros.

María Gloria nos invita a la siguiente reflexión: "Ahora más que nunca es importante que toda la sociedad se involucre en la defensa de los derechos de los y las niñas y contribuya a evitar que el trabajo infantil se convierta en el último de los problemas a atender. Debemos como ciudadano(a)s exigir a las instituciones públicas y privadas, la protección a la infancia en general y que la erradicación del trabajo infantil no quede relegada en las respuestas frente a la pandemia.  Somos ciudadano(as) de países signatarios de la Convención de Derechos del Niño, y como tales debemos poner a los niños y niñas primero".

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Mari Velasco

Coordinadora de Idealist para Iberoamérica. Me encargo de dar soporte a nuestros usuarios y organizaciones en la región, además de alimentar con contenidos útiles al sitio de Idealist en español y contribuir para potenciar el impacto positivo de organizaciones e iniciativas solidarias.