Buscar

Dona un abrazo desde la Isla de los abrazadores

Adriana Cárdenas

Afiche con un dibujo de persona dando un abrazo

En Colombia cuatro abrazadores profesionales están esperando dar amor, entendimiento y apoyo con un fuerte y caluroso abrazo. No tienen ojos, nariz u orejas pero en su corazón se encuentra toda la fuerza necesaria para encontrar personas especiales a su alrededor. Creen en sí mismos y en el mundo. ¿Estás dispuest@ a ayudarlos?

Les hablo de Isla de los abrazadores, (en inglés, Hugger Island), una fundación que empodera mujeres de bajos recursos a través del diseño y confección de abrazadores. Estos a su vez regalan experiencias que contribuyen al bienestar de otros a partir de la creencia que todo es posible si creemos en nosotros mismos. 

Ellos son los abrazadores, ¡conócelos! 

  • Cumbia: es el abrazador de la playa, su especialidad es ayudar a dejar ir aquello que nos cuesta. 
  • Macu: es el abrazador de las montañas y el arco íris, su especialidad es ayudar a ver las crisis como oportunidades.
  • Bonga: abrazador del bosque mágico, se camufla y recuerda personas que no puedes ver pero que puedes sentir.
  • Tollo: viene de la jungla y de las flores, es especialista en escuchar su corazón y conocerse a sí mismo a través de la inteligencia emocional. 

¿Cómo nació la idea? 

Esta producción sostenible es posible a través de las mujeres que crean estas hermosas criaturas, quienes, la mayoría desde sus casas, los confeccionan. Estos les permite ahorrar en transporte y cuidar a sus hijos. El proyecto nació hace apenas ocho meses pero ya son más de 2.000 personas que gozan de sus abrazos, de este número, 800 abrazadores han sido donados. Viviana Otalvaro, su creadora, nos cuenta cómo empezó esta interesante travesía:

"Fui profesora hace 10 años en Medellín, facultad de diseño y trabajé en Argentina, y desde ahí tuve la inquietud de estar dedicada a generar consumo con sentido, encontrar materiales para el bien y la transformación social. Empecé a investigar sobre innovación social e investigue como el diseño puede cambiar la calidad de las personas durante seis años, hasta que en el 2015 me canse de dar clases y empecé con la idea". 

Estos abrazadores son hechos de materiales locales, sustentables y con mucho amor, los ingredientes perfectos que permiten que se conviertan en todos unos profesionales del abrazo. Estos son sus ejes de impacto:

 

Niña con cáncer sonriendo mientras abraza un muñeco de abrazadores

> Empoderamiento productivo: mejorar la calidad de vida de las mujeres, que por el momento son once, mayoría cabeza de familia y desplazadas. Ha sido un proceso de aprendizaje también para las modistas, como lo comenta Viviana, "algunas no sabían coser y muchos abrazadores salían defectuosos, pero poco a poco empezamos, ahora de 300 abrazadores, solo salen cinco o menos con defectos, lo importante es empoderarlas. Al principio costaba, pero ahora se organizaban bien, unas cosen, otras rellenan y otras hacen revisión de calidad". 

> El diseño puede ayudar a cambiar el pensamiento de pobreza: "La pobreza depende de la falta de oportunidades, es verdad, pero también de la pobreza mental que anula al sujeto de ser capaz de cambiar su realidad", explica Viviana. El diseño puede aumentar la capacidad de compra de manera positiva, con elementos como el abrazador que tiene un aprendizaje implícito. Cada abrazador viene acompañado de un libro el cual a través de una historia se refuerza la transformación de este pensamiento, especialmente en los niños.

El gesto más instintivo de afecto: El abrazo 

Los abrazos aumentan la oxidación en la sangre lo que ayuda a dar la sensación de conexión con otra persona y activan la felicidad, los resultados cualitativos son evidentes, a nivel social ha sido súper bonito. Una vez una niña me dijo: ¿quién me dio este abrazador, le conté la historia del abrazador pero me respondió: si no me conoce porque me da eso.... y se quedó pensando y me respondió de nuevo: "dile que muchas gracias", comenta Viviana.

Los abrazadores son entregados con talleres que fortalecen procesos emocionales y ayudan a la recuperación física y mental, fortalecen la autoestima, las relaciones, ayudan a manejar procesos de duelo, mejoran habilidades de lectura y escritura, entre muchos otros. 

Quienes deseen comprar un abrazador, puede donar otro a mitad de precio, con la retribución que tanto el que compra como el que recibe, se enriquece. En las entregas a hogares de adopción, hospitales, entre otras instituciones, psicólogos y trabajadores sociales se encuentran presentes para orientar los talleres. Si quieres conocer más sobre esta organización, visita su página en Idealistas y su página web

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.