Buscar

Guía (mes a mes) para ser un mejor ciudadano todo el año

Adriana Cárdenas

Ser un buen ciudadano, ¿qué lo define?, son varias las definiciones que encontramos. Sin embargo, todas apuntan a lo mismo. Un buen ciudadano es alguien que colabora con los demás, cumple con las normas justas y se preocupa por mejorar a su comunidad.

En otras palabras, no podemos ser buenos ciudadanos si no somos primero buenas personas. Muchos de nosotros nos sentimos identificados con las características de un buen ciudadano, sin embargo, en la realidad, cuentan más las acciones que las intenciones.

flowers-desk-office-vintage.jpg

Para ayudar a traducir en actos reales nuestras buenas intenciones, hemos escrito una sencilla guía de pequeñas acciones que puedes realizar para convertir tus ideas en acción.

Enero: cuida tus palabras

Es el primer mes del año y para muchos marca el comienzo de muchos sueños y metas por cumplir. Empezar no es fácil. Pero es necesario. Los grandes resultados empezaron con un primer paso. Para este mes empecemos cuidando nuestras palabras (escritas y habladas). Así que piensa antes de publicar un mal comentario en las redes sociales o criticar a otro, primero analízate a ti mismo. Gran parte de ser un buen ciudadano empieza desde la manera en como nos expresamos.

Febrero: infórmate

Conoce bien tus deberes y derechos. Qué te es permitido realizar y que no. Si no conoces las reglas de tu barrio o ciudad, no podrás entender qué podrías estar haciendo mal o qué estás haciendo correctamente. Para ello, lee, infórmate. Un buen ciudadano conoce sus derechos y deberes.

Marzo: observa

¿Cómo es tu barrio o cuidad?, cómo es su gente, cultura, qué te gusta, qué te disgusta. Empieza por conocer realmente el entorno en el que te desenvuelves. Haz una lista de tus observaciones y ten presente en no solo centrarte en lo negativo. Un buen ciudadano sabe apreciar el esfuerzo de su comunidad y en lugar de juzgar, construye.

Abril: comprométete

Comprometernos es una de las cosas más difíciles, nos da miedo la disciplina. Sin embargo, no existe otra manera de cambiar que actuando. Selecciona una causa u organización y apóyala, existen muchas maneras de hacerlo: voluntariado, donaciones en especie o económicas. Todo ayuda.

Mayo: conoce el sistema

Ya tienes la lista de las cosas que te incomodan (mes de marzo). Ahora investiga quién esta a cargo, cuáles son las vías regulares por las que se puede resolver aquello que te gustaría cambiar. Si es un cambio grande, empieza una petición, puedes utilizar plataformas como change.org o Facebook. Recuerda ser respetuoso y promulgar cambios equitativos, razonables y solidarios para todos las personas involucradas. Quizás al principio no funcione, pero a este punto ya sabrás la manera de generar cambios.

Junio: sé el cambio que quieres ver

Para cambiar lo externo debemos empezar por nosotros. Empieza a cambiar pequeños hábitos que haces automáticamente pero que perjudican a tu entorno, por ejemplo botar basura en la calle, alzar la voz en público, escuchar música a todo volumen, etc. Concéntrate en un cambio y céntrate en él hasta que lo hayas remplazado por un buen hábito. Se dice que se necesitan 21 a 60 días para incorporar nuevos hábitos a tu vida. Así que… ¿qué esperas para empezar?, es posible que para julio tu grado de buena ciudadanía sea mucho más alto.

Julio: alza tu voz e informa a otros

Para esta época del año puede que sepas mucho más sobre tu barrio o ciudad que antes, pasa la voz, empieza por tu familia hasta tus vecinos. Comparte con ellos lo que has aprendido, cuánto de nuestras pequeñas e individuales acciones influyen en el entorno de todos. Existen muchas maneras de pasar la voz, las más efectivas son aquellas que se hacen a través del ejemplo y la autenticidad. No juzgues, en su lugar, ayúdalos a imaginar cómo sería su barrio si ellos dejasen de realizar ciertos actos.

Agosto: las buenas acciones son contagiosas

Elige algo que te gustaría tus vecinos hicieran por ti, por ejemplo saludarte en las mañanas, cuidar de tu perro si sales de vacaciones, que te ofrezcan la silla en el transporte público, etc. Una vez lo tengas claro, empieza a realizar esa acción por otros. Este es un excelente ejercicio de concientización y que predica con el ejemplo. No te sorprendas cuando luego termines recibiéndolo tú también.

Septiembre: lee y explora

Leer es una excelente manera de ganar conocimiento. Te hace más sabio y sin duda abre tu mente. Infórmate sobre cómo viven o hacen comunidad en otras partes. Te pueden surgir nuevas ideas o ajustar a tu entorno algunas que ya se estén ejecutando en otro lado. Puedes ser ideas tan sencillas como organizar trimestralmente una donación de ropa o alimentos en tu barrio hasta la creación de una biblioteca local.

Octubre: analiza tu progreso

Para este mes de seguro eres más consciente de que actos ayudan a mejorar tu entorno. Ahora haz un análisis de tu progreso, ya vamos a más de la mitad de año y es bueno analizar, destacar los nuevos logros y apuntar hacia aquello que sentimos nos hace falta.

Noviembre: inspira a otros

Hasta ahora hemos llevado un proceso de conocimiento y de pequeñas acciones que han empezado a traducir tus buenas intenciones en acciones focalizadas. Es hora de inspirar a otros, comparte tu proceso, déjales saber como ahora que casi se termina el año, has logrado con pequeños pasos ser un ciudadano mucho más comprometido, responsable y preocupado por los demás. Tu ejemplo es una acción tangible que puede ayudar a que otros se animen a seguir su propio proceso para el próximo año.

Diciembre: ¿cuál es tu ciudadano ideal?

¿Qué sientes que te hace falta para lograr ser  ciudadano ideal? Y resalto el tú porque a este punto ya eres un buen ciudadano, basándonos en sus principales aspectos. Ahora, céntrate en aquello que quisieras explorar para el próximo año, quizás algo que quisieras crear en tu comunidad o algún proyecto en el que quisieras colaborar. También puedes decidir reforzar las acciones que realizaste este año. Todo es válido.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.