Buscar

ilustración sobre cuaderno de hojas en blanco

¿A quién no le gustan las historias? Dar a conocer un producto, incentivar la toma de conciencia frente a una problemática y recaudar fondos contando historias es mucho mejor que comunicar textos o retóricas repetitivas, así lo demuestran las estadísticas y el creciente éxito del storytelling; una de las herramientas más usadas por empresas y organizaciones para acercarse a su público.

Pero en un mundo en constate cambio y crecimiento, los conceptos también evolucionan. Ahora se empieza hablar del: storymaking, una herramienta de comunicación en donde el protagonista de la historia es la comunidad, en el caso del tercer sector, esto involucra a parte de la población por la que trabajan, sus voluntarios y donantes. En otras palabras, en el storymaking se deja de centrarse en la organización (el problema que trata de solucionar) y pasa a centrarse en las personas, siendo ellos los que construyen las historias.

¿En qué se diferencian los dos conceptos?

Los dos exigen creatividad, sin embargo, en el storymaking se necesita prestar atención más detallada a los comentarios, sugerencias, testimonios, ideas, etc que comparte tu público cuando interactúa de algún modo con tu organización, ya que es con esa información con la que se construirá las historias. De este modo, el papel de la organización es el de escuchar y consolidar en forma de historia la información que comparte tu audiencia.

Las ONG a diferencia de las empresas, han utilizado storytelling más hacia esta lógica, en especial cuando comparten historias de personas que reciben su asistencia. Sin embargo, ahora el reto es integrar historias de voluntarios y donantes también y hacer de sus historias, retóricas originales, partiendo de las realidades que el mismo público comparte.

Clave: Descubrir qué mueve a tu público y cómo interactúan con tu organización, programas y servicios.

Ya sea que estés recolectando información en tus redes sociales, encuestas o en el día día de tu organización, no olvides tener en en cuenta preguntas básicas que responderán qué tanto tus donantes, voluntarios y el beneficiario final ha logrado conectarse positivamente con tu labor.

  • ¿Por qué le importa tu causa o debería importarle?
  • ¿Cómo tu producto o servicio realmente beneficia a la comunidad?
  • ¿Cómo se siente cuando interactúa con tu organización?
  • ¿Cuál ha sido su experiencia con tu organización?
  • ¿Qué cambios experimentó (personal y/o profesional) luego de unirse, participar o ayudar a tu organización?

A partir de ahí puedes construir la historia. Recuerda que puedes agregar tantas preguntas como necesites, esto dependerá de tu historia y tu audiencia objetivo. Algo importante que no debes olvidar es contar con la aprobación de tu público para publicar sus historias, más si estás se realizan en primera persona. Tu público es el que te ofrece la información y tu trabajo es juntar todas las piezas para comunicar historias reales con mensajes capaces de conectar emociones.

Algunos afirman que este puede ser el fin de la era del Storytelling, mientras otros aseguran que el Storymaking es un complemento del Storytelling, dos conceptos que se relacionan entre sí. ¿Cuál crees es el futuro del Storytelling?

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.