Buscar

El sector sin fines de lucro es un trabajo 24/7

Adriana Cárdenas

Chica mirando un tablón de anuncios

Si crees que el título de esta entrada es cierto, piénsalo dos veces. Trabajar en el sector sin fines de lucro no debe en ningún momento representar represión para los colaboradores de tu organización. Independientemente de tu papel en la organización (líder o colaborador), como organizaciones sociales nuestro deber no es solo brindar lo mejor a la comunidad a la que nos enfocamos, sino propiciar un ambiente en el que nuestros colaboradores puedan realizarse profesionalmente sin comprometer su vida personal.

Aunque trabajar en un sector como el social exige más compromiso, especialmente cuando las organizaciones no pueden contratar personal suficiente para cubrir todas las tareas que se deben realizar, trabajar demasiadas horas no ayuda al funcionamiento de tu organización. Según un estudio realizado en Alemania después de 55 horas de trabajo, la productividad disminuye. Y no solo eso, también es nocivo para la salud emocional y física.

Estas son algunas maneras que como empleado o empleador puedes utilizar para evitar sobrecargar a los colaboradores internos de tu organización:

  1. Evitar el uso de celulares durante horas no laborales: responder correos o llamadas durante los fines de semana o fuera de las horas de trabajo carga de estrés a los colaboradores de tu organización. Aunque no sea una tarea obligatoria, muchos empleados tienden a utilizar su tiempo libre para ello. Sin importar si eres el empleado o el empleador, evita cargarte de trabajo en tu tiempo libre. Como seres humanos necesitamos desconectarnos del trabajo diario para dar lo mejor de sí mismos en las horas y momentos necesarios.
  2. Utilizar las vacaciones: aunque la organización cuente con tiempo libre, muchas veces la carga de trabajo no permite que el empleado tome sus vacaciones. Como organización sé consciente de las acciones indirectas que se toman y que pueden perjudicar a tu colaborador.
  3. Oportunidades de superación: incentiva a tu equipo a tomar cursos, seminarios o charlas relacionadas a sus intereses. Si la organización no puede ayudar financieramente, ofrece espacios dentro de la jornada laboral de acuerdo a su nivel de trabajo. Por ejemplo dos días libres cada seis meses o horas específicas para este tipo de oportunidades. También puedes tomar otro tipo de estímulos como apoyo para espacios de esparcimiento, etc.
  4. Hacer voluntariado:  ayudar no solo es bueno para el receptor de la ayuda sino para quien la ofrece, entre los beneficios está la reducción del estrés y el aumento del autoestima, en otras palabras, mejora la manera en como te relacionas con tu comunidad. La idea es que el empleado escoja una causa que le interese, la cual puede ser similar o no a la causa por la que trabaja regularmente. Como organización puedes ofrecer ciertas horas para que el empleado las utilice haciendo voluntariado cada cierto tiempo. Una vez más esto dependerá de cada organización, puede tratarse de un número específico de horas cada ciertos meses.

Ayudar cuando se cuenta con pocos recursos económicos y muchas veces humanos es un desafío, sin embargo, no por ello debemos dejar a un lado a nuestro personal. Al tratarse de organizaciones sociales, el factor humano siempre debe ser prioridad sin importar del lado que estemos hablando, ya sea de los beneficiarios o del cuerpo interno de la organización.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.