Idealist logo
idealist

Menú

pin icon
pin icon
Publica una Oportunidad
circle-add icon
Añade tu Organización
Idealist logo
idealist

Buscar

Idealist logo
idealist
social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon

4 estrategias para manejar la crítica constructiva de la mejor manera

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Tres mujeres conversando

Esta entrada es una traducción/adaptación de ‘4 Strategies For Handling Feedback In The Best Possible Way‘, escrita por Lawrese Brown para Idealist Careers.

Llegas a la oficina y al abrir el correo un mensaje de tu jefe te pide que te reúnas con él para hablar cobre la propuesta que enviaste la semana pasada. Inmediatamente tu mente empieza a pensar en las 1.472 maneras en las seguramente podrías mejorar. Te vas al baño rápidamente y te aseguras que tu expresión facial sea la apropiada. Tu rostro debe expresar seriedad, pero también mostrar una actitud de que estás abierto a mejorar y que por supuesto, no te tomas nada de manera personal.

Sabes que la crítica constructiva o la retroalimentación es importante para mejorar, entonces ¿por qué es tan difícil escucharla? La próxima vez que recibas retroalimentación, ten en cuenta lo siguiente:

Cambia tu manera de pensar frente a la crítica constructiva

“No hay fracaso. Solo mejoras” – Robert Allen 

Sabemos que no somos perfectos, sin embargo, el trabajo es el último lugar en el que nos permitimos equivocarnos. Hazte dos preguntas: 1) ¿valoras el crecimiento y la mejora continua? 2) ¿quieres trabajar en un entorno en donde se valore tu superación? Si la respuesta es “Sí” a las dos preguntas, entonces piensa en la retroalimentación como un mecanismo de corrección. Su propósito es ayudarte a ser mejor.

La crítica constructiva por lo general destaca las áreas de mejora que a menudo pasamos de largo al evaluarnos a nosotros mismos. Mientras esto puede ayudarte a tomar conciencia de ello, focalizarse en el crecimiento y no en los errores, te ayudará a sentirte con más confianza. No te focalices en aquello que no estás haciendo bien. Por supuesto, siempre puedes mejorar, pero es mejor que te centres en el hecho de que ahora sabes cómo hacerlo.

Conoce cómo te gustaría recibir retroalimentación

“Para comunicarnos de forma efectiva, tenemos que darnos cuenta que todos percibimos el mundo de manera diferente y utilizamos ese conocimiento como guía para comunicarnos con otros” – Tony Robbins. 

¿Sabes cómo te gusta tu café, tu té y tu desayuno pero no cómo te gustaría recibir retroalimentación?

Recibir retroalimentación puede ser mucho más confuso e incómodo cuando no entendemos lo que nos quieren decir. La comunicación es el núcleo de cualquier relación, tanto personal como profesional, por ello es importante tener claro la manera en cómo nos gustaría recibir retroalimentación. Mi experiencia en ‘Girls Who Code’ fue mucho más enriquecedora cuando mi supervisor me hizo completar una hoja de trabajo con diferentes estilos de comunicación. Estas son algunas sugerencias que te ayudarán:

  • Para ti, ¿qué medio es el mejor para recibir retroalimentación?
  • ¿Eres visual? (¿necesitas leer para comprender los comentarios de mejora que otros tienen para ti?)
  • ¿En persona? (¿te gusta participar en reuniones o prefieres solo escuchar?)
  • ¿Qué palabras te ponen a la defensiva?
  • ¿Cuál ha sido la mejor crítica constructiva que has recibido?, ¿quién te la dio?
  • ¿Cuál ha sido la peor crítica que has recibido?, ¿quién te la dio?
  • ¿Cómo han sido las retroalimentaciones que has recibido en el pasado?
  • ¿Es útil para ti tener reuniones de seguimiento cada semana o una vez al mes?

Es importante conocer tus necesidades y la mejor manera en la que recibes retroalimentación, de esta manera te puedes focalizar en el mensaje y no en la persona que te comparte la retroalimentación.

Ten claro lo que quieres conseguir 

“Todo lo valioso en la sociedad humana depende de la oportunidad de desarrollo que se le concede al individuo” – Albert Einstein

Enfatizar en un error simplemente para resaltarlo no conduce a que mejoremos, ni es un buen uso de nuestro tiempo. Es importante saber en qué fallamos pero es mucho más importante entender cómo podemos mejorar.

Si al momento de recibir retroalimentación no te queda claro cómo hacerlo, intenta preguntar:

  • ¿Tienes alguna sugerencia sobre cómo puedo mejorar?
  • ¿Hay alguien en la oficina que sea experto en esta área y con el que pueda hablar?
  • ¿Existen recursos que me puedan recomendar?
  • ¿La organización ofrece algún tipo de soporte profesional en esta área?

Desarrolla el hábito de buscar retroalimentación

“Haz de la retroalimentación algo normal. No una evaluación de tu desempeño” – Ed Batista 

Entre más hagas algo, te expongas y enfrentes a ello, menos miedo tendrás. Las opiniones vacías no son beneficiosas, la retroalimentación que es valiosa es aquella basada en la mejora individual y en última instancia en el avance de tu organización. Si no estás seguro de cómo empezar la conversación, estas son algunas preguntas que te ayudarán:

  • No preguntes: ¿Qué piensas?, a pesar de que es una pregunta bien intencionada, su respuesta no es lo suficientemente concreta, lo que dificulta encontrar un punto preciso de mejora. En su lugar pregunta:
  • ¿Hay alguna área en la que hubiese podido ser más claro?
  • ¿Qué parte de mi idea, artículo, correo, etc. fue recibido de manera más favorable por el grupo?
  • Si fueras yo, ¿cuál es una cosa que hubieses hecho de manera diferente?
  • ¿Qué parte de mi idea el grupo mostró más resistencia?

Cuanto más normal sea para ti recibir retroalimentación, más fácil será superarla. Si buscas retroalimentación constante, pronto dejará de convertirse en una crítica de errores y más en una estructura de apoyo para mejorar y continuar.

La retroalimentación es natural y necesaria, especialmente en la cultura de trabajo de hoy donde las organizaciones están constantemente haciendo lo mismo. Lo que funcionó en un momento dado no necesariamente conduce al éxito en el futuro, para avanzar se hace imprescindible mejorar. Los comentarios, consejos, puntos de vista y la crítica constructiva son piezas clave del crecimiento y la participación.

“No importa qué tan bueno pienses que eres como líder, la gente a tu alrededor tendrá diferentes ideas sobre cómo puedes mejorar. Así que para mi, lo más fundamental en el liderazgo es tener la humildad de seguir recibiendo retroalimentación e intentar mejorar, porque tu trabajo es ayudar a los demás a mejorar”  – Jim Yong Kim

¿Qué estrategias te han facilitado manejar la retroalimentación?

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon
Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.