Buscar

“Me voy” - Fred: “adaptarse no es fácil pero es muy gratificante”

voluntarios haciéndose un selfie

Por Marcella Via (Chile)

Fred tiene 19 años, es alemán y decidió posponer la universidad para abrir su mente y aprender de una cultura diferente.

Fred es uno de los voluntarios internacionales que se unieron a VE Global el año pasado. Acaba de graduarse de secundaria en su ciudad natal.

Él sentía que no estaba listo para comenzar la universidad, así que decidió vivir la experiencia de ser voluntario. Para ello utilizó un pequeño truco: aplicó a una universidad al azar para formar parte de una reforma social que le permitiría recibir dinero mensual como estudiante. Con este dinero apoya a su familia en Alemania.

Fred comparte con Idealist su experiencia en Chile. Nos cuenta sus desafíos y sus sentimientos al empezar en un mundo totalmente desconocido. Conocer gente de muchos lugares, con diferentes historias de vida pero con la misma pasión y compromiso han ayudado a Fred a seguir adelante, a pesar de la gran distancia que lo separa de su familia y amigos.

¿Cómo fue que decidiste realizar este voluntariado?

Después de terminar el colegio este verano no me sentía lo suficientemente preparado para ir a la universidad y tampoco había decidido qué estudiar. Deseaba muchísimo ir al extranjero y expandir mi visión del mundo, pero al mismo tiempo, no quería perder mi tiempo, entonces decidí que hacer voluntariado internacional podría ser una buena combinación, ver una nueva parte del mundo y hacer algo con sentido. La idea de ayudar una comunidad, me pareció una idea muy interesante.

¿Por qué elegiste VE Global/Santiago?

Después de pensar a donde ir, llegué a la conclusión que Sudamérica, más exactamente Chile, era mi destino preferido. Un compañero chileno del trabajo de mi papá me recomendó VE. Su hijo está involucrado en el tercer sector en Chile y después de hablar con él por un tiempo, llegué a la conclusión de que VE era lo que estaba buscando. Llegar a Santiago fue una consecuencia de VE y su apoyo para ubicarme aquí.

¿Crees que como persona has experimentado cambios?

Sí, definitivamente. Tener que aprender un idioma completamente diferente desde cero, vivir y organizar mis cosas por mi mismo por primera vez, pero también crear algo nuevo y tener la oportunidad de ayudar, realmente han cambiado mi personalidad y me han cambiado mi como persona. Pienso que he aprendido mucho en estos pocos meses que he vivido aquí y estoy muy feliz de haber tenido esta opción. Siento que era lo que estaba buscando antes de llegar aquí y a pesar de que en algunos puntos me sorprende la manera en que he cambiado, todavía me siento feliz de haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia.

¿Cuáles son los aspectos más positivos de tu experiencia?

Como mencioné antes, estoy muy contento de haber desarrollado mi sentido de independencia. Además, tener esta influencia multicultural hace que el tiempo aquí sea realmente interesante y no con un solo punto de vista, en lo absoluto. Lo gratificante de trabajar con niños también es uno de los mejores aspectos de esta experiencia, responder con alegría, confianza y amor a lo que haces a diario te ayuda a seguir adelante.

A person writing on a board.

¿Y cuáles son los mayores retos con los que te has encontrado?

La barrera del idioma fue más o menos el obstáculo más grande con el que me enfrenté y que tuve que superar. Trabajar y tener que hablar en español con todos los niños y los demás miembros de mi residencia me obligó a enfrentarme a ello, pero al mismo tiempo eso me ayudó a superar este obstáculo. Aparte de eso, trabajar con niños no siempre es fácil. Todos los días te enfrentas a nuevos desafíos, incluso después de que mi tiempo aquí casi está acabando, me encuentro con nuevas situaciones a diario. Además, estar lejos de casa y de todas las personas que conozco, al principio fue un reto, que en este momento ha mejorado mucho.

¿Sientes que estás generando impacto?

Sí, realmente creo que he generado un impacto. Tuve una larga charla sobre este tema con mi jefe en la residencia en la que trabajo. El me aseguró que generar impacto no necesariamente significa lograr grandes avances en los proyectos con los niños. Las pequeñas cosas que, a diario, pueden parecer poco importantes, realmente demuestran el impacto que estás teniendo. La relación personal y especial que he desarrollado con los 40 niños de mi residencia realmente me demuestra que he logrado llegar a ellos y establecer un vínculo. No sé si me recordarán en unos años, pero estoy seguro de que recordarán las partes buenas de su niñez e infancia, en las que participé para mejorarlas. Así que supongo que incluso si no me recuerden para siempre como persona, todavía habré generado un impacto positivo en sus vidas.

¿Te planteaste alguna meta concreta que querías cumplir con este voluntariado?

Fue difícil para mi establecer metas para mi voluntariado porque no sabía qué esperar en lo absoluto. Al principio pensé que para generar impacto o lograr un cambio se necesitaba de un gran éxito, a veces me sentía frustrado, pero aprendí que el impacto en el trabajo con personas no se puede medir como se mide el éxito académico. Se necesita una escala diferente. Entonces, desde ese punto, creé mis propios objetivos, los cuales he tenido que cambiar durante mi tiempo aquí.

¿Recomendarías esta experiencia? Si es así, cuéntanos por qué.

Para las personas que están en la misma situación que yo, realmente recomiendo esta experiencia. Te enseña tantas cosas que necesitas que te enseñen en esta etapa de tu vida y también te hace desarrollar y definir tu personalidad de una manera única que de otra forma no podrías hacerlo. Te da una gran ventaja sobre personas que no tienen o se dan esta oportunidad, y realmente te satisface, especialmente porque estás haciendo un trabajo bueno y productivo que es apreciado por muchas personas.

Aparte de eso, debo decir que el voluntariado realmente necesita de compromiso, por lo que no puedo recomendarle esta experiencia a todo el mundo. Se necesita de voluntad para comprometerse con lo que estás haciendo y así poder llevarte todo lo mejor que esta experiencia puede darte.

___

“ Me voy” es una serie de artículos sobre las historias de vida de los voluntarios internacionales de VE Global. Cada historia es distinta y presenta la experiencia del voluntariado desde una perspectiva dinámica y multicultural. La pueden seguir de la mano de Marcella Via, periodista italiana graduada en Relaciones Internacionales y Desarrollo en SOAS, Universidad de Londres. Escribe para “The Prisma” sobre justicia social, derechos humano y políticas latinoamericanas. También forma parte del departamento de comunicación de VE Global en el sector del marketing. 

A block of sentences about VE Global.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.