Buscar

Así es como Agustina viaja por el mundo haciendo voluntariado

Elena Martín

Foto de Agustina jugando con dos niños

Agustina Ardisana es microbióloga, es argentina, es mujer y viaja por el mundo, pero todas estas etiquetas no la definen. Desde hace más de un año sabe muy bien cómo contestar a aquellos que le dicen: "Pero ¿por qué no buscas un trabajo de lo tuyo? Eres microbióloga, ¿qué estás haciendo con tu vida?"

Darse la oportunidad

Agustina tiene muy claro lo que está haciendo: se está dando la oportunidad. Esa que muchos siempre han imaginado pero que nunca se han atrevido a darse. Por miedo, por perder lo que les es familiar y cómodo, por no saber por dónde comenzar, por no saber cómo hacerlo... Desde hace un año, viaja por el mundo con un objetivo: aportar todo lo que pueda en aquellos lugares a los que llega y donde necesitan de una mano. Esto que parece algo simple, sí la llena y la define, "me expone a realidades a las que nunca me hubiese visto expuesta si me hubiese quedado en mi trabajo de laboratorio"... Esa es la vida que a día de hoy la llena el alma y le enseña todas esas cosas que no te enseña la universidad ni un trabajo de nueve a cinco, y que sin embargo son TAN importantes para ser más y mejor como persona y aportarle al mundo.

Agustina primero jugueteó con la idea de conseguir un voluntariado de un año todo pago en Ruanda, pero no fue seleccionada. Eso no la impidió seguir buscando... encontró otra opción: Sudáfrica. Compró un billete solo de ida. "De allí mi idea era ir a India, pero a menudo la vida te lleva por caminos que no esperas y de Sudáfrica acabé en Tanzania, de ahí a Kenia, para aterrizar después en Estados Unidos, México, Perú". El futuro apunta ahora a Costa Rica para su próxima etapa.

Los mayores desafíos

"Si se quiere se puede, no hace falta ser rico para hacerlo aunque es verdad que el mayor desafío para mi en este momento es el económico", nos comenta Agustina. ¿Que cómo lo hace? En maneras es la posibilidad de conseguir un trabajo a tiempo parcial la que la va moviendo. Según ella eso es suficiente. "Si puedes conseguir algo de plata, puedes vivir muy sencillo y cuando ya estás en el sitio, es mucho más fácil encontrar a las organizaciones". Afirma que por lo general, cuando les tocas la puerta, las organizaciones están felices de recibir a quien viene con la intención de dar una mano. Eso sí, también aprendimos de la experiencia de Agustina como lo que muchos voluntarios buscan, "voluntariado a cambio de alojamiento no es imposible, pero es muy difícil de conseguir". De ahí hay quien tira la toalla, o hay quien como Agustina, busca la vía de ganar lo justo como hizo en Perú cuando trabajó para una tienda de chocolate para turistas todo el día de pie en la puerta sonriendo y diciendo "Do yo want to try some chocolate?". Esto le permitía pagarse un alojamiento modesto y comer a la vez que estaba involucrada con proyectos locales de voluntariado.

En definitiva, desistir a la primera de cambio o cuando mandas un email a una organización y no contestan, a la vista de la experiencia de Agustina, no es excusa.

¿Qué se necesita sí o sí para poder viajar y ser voluntaria?

Agustina en uno de los programas en los que participó como voluntaria.
Agustina en uno de los programas en los que participó como voluntaria.

Agustina tiene muy claro qué es lo que se necesita para transformar tu intención en acción y viajar siendo voluntaria: "Primero hay que ser flexible y estar abierto a aportar y saber que cada situación va a ofrecerte cosas y sin duda, hay que tener mucha determinación. Si te adaptas y tienes muy claro que no importa que, sabes que tienes que seguir encontrando vías para conseguir eso que quieres, las cosas se consiguen. Lo que sin duda me empuja a seguir adelante es saber que estoy ayudando a otros, que lo que ofrezco sirve, se necesita y que me hace bien".

Y es que cuando tienes claro quién eres y a dónde vas, todo es manejable y más importante como dice Agustina: nada es irreversible. "El paso que das no tiene que ser para siempre. Si algo no sale, si te confundiste o no funciona, siempre puedes volver o retomar el camino por otro lugar".

Y tú, ¿te atreves?. No te dimos la receta como seguro muchos esperan cuando comenzaron a leer. No te dijimos Haz A, B y C y podrás viajar siendo voluntario. Lo que esperamos es que a través de la historia de Agustina, más hayan entendido que la vida y las oportunidades están ahí para los que las hacen pasar y que no hay una única manera de conseguir las cosas, pero que las cosas se pueden conseguir. Está en uno ponerle el empeño, la creatividad y la determinación para encontrar caminos en lugar de excusas. ¡Gracias Agustina por compartir e inspirar! Por cierto, de sus aventuras y desventuras nos habla en su blog, Viajera Indómita, para todos aquellos que quieran seguirla.

¿Alguien que nos lee ha vivido una experiencia similar? ¿Nos cuentan desde su punto de vista qué creen que se necesita para viajar y ser voluntario o cuáles son los principales obstáculos que les paran a hacer lo mismo que Agustina?

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.