Buscar

Así no... 5 maneras en las que la tecnología se equivoca al querer salvar al mundo

Elena Martín

mountain icon
Un computador, una laptop y un ipad.

En el mundo ya hay más celulares que sanitarios.... y con esa premisa, estamos instalados en esta fiebre que insiste en afirmar que la tecnología puede resolver los problemas del mundo y que través de un celular le podemos llegar a gente que de otra manera nunca le llegaríamos. Sin embargo, ¿hasta que punto esta premisa es cierta?

Estos son algunos de los aspectos que muchos de los desarrolladores de aplicaciones o emprendimientos tecnológicos pasan por alto cuando buscan que sus ideas, que posiblemente funcionarían en un mundo 'desarrollado' y occidental, funcione en contextos que nada tienen que ver con el anterior.

La falacia de construye y vendrán. ¿Es lo que necesitan?

Seguimos construyendo de arriba a abajo. Sin embargo, si queremos de verdad que nuestra solución tenga éxito, tenemos que hacernos constantemente dos preguntas: 1. ¿Para quién estamos construyendo esta solución? y 2. ¿Tenemos suficientes pruebas que concluyan que nuestra hipótesis es cierta y que el destinatario necesita lo que estamos creando?

Es fácil mirar las cosas desde fuera y creer que tenemos las solución, pero cuidado, podemos estar pasando por algo muchos detalles que nunca seremos capaces de siquiera intuir a menos que nos pongamos literalmente en el lugar del otro. Comienza por escuchar y entender, antes de decidir que tu solución tecnológica, va a resolver su problema.

Incluso si es lo que necesitan, ¿por qué creemos que cuando lo tengan lo van a usar?

El ejemplo lo tenemos en casa con una parte de nuestro usuarios. Idealist ofrece un espacio 'perfecto' para que las ONG que buscan voluntarios publiquen de forma gratuita oportunidades y conecten con personas que quieren ayudarlas. Hasta ahí todo bien, pero no contamos con que sobre todo organizaciones con estructuras muy pequeñas, tienen sus propios canales para encontrar estos voluntarios. Bien tirando de gente del pasado cuando necesitan una ayuda puntual, bien simplemente pasando la voz o poniendo un cartel en la biblioteca o el tablón de anuncios de la iglesia. La tecnología en estos casos, no importa mucho. Entonces, ¿es tu solución idónea para todos los que tú crees? Quizás sí, quizás no... Asegúrate de que al menos para suficiente gente, lo es.

La falta de sensibilidad cultural

A menudo la tecnología se empeña en crear algo que funciona en un contexto. Después se comete el error de traducir y replicar para otros idiomas, regiones... ¡Sorpresa!. No funciona. Un ejemplo, es fácil decir "véndete bien en tu perfil de LinkedIn y tendrás más posibilidades de encontrar trabajo". Sin embargo, hazlo y exalta tus logros o viajes de estudio al extranjero y puedes convertirte en un blanco. Culturalmente y dependiendo del país, se te puede considerar también desde un fanfarrón, a alguien que está vendiendo humo. Tengamos en cuenta estos patrones.

Una lectura más real de los números...

Ejemplo. India, solo un 45% de las personas con teléfono han mandado un SMS. Entonces podemos crear un servicio para resolver una necesidad y basarnos en la cifra de penetración de celulares en función de la población. Ya se habla de que hay más celulares que personas en el mundo, pero eso no quiere decir que todos usen sus celulares haciendo uso de todo el potencial. Hay que tener en cuenta por ejemplo en el caso de los SMS, que en muchos lugares tienen un coste. Así mismo hay personas que saben recibirlos, pero nunca han contestado uno.

La tecnología no soluciona la raíz o causas reales de los problemas

Es tentador pensar que si desarrollamos un aplicación y la gente la usa, se acabó el problema. Pero ciertos problemas no necesitan una solución o crear algo para mitigar las consecuencias, sino un esfuerzo que va más allá de la tecnología para comprender y erradicar las causas. Esto es mucho más complejo y menos visible, pero sin atacar la raíz de los problemas, lo que haremos será poner parches.

¿Te viene algún otro ejemplo a la mente? Compártelo en los comentarios.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.