Buscar

La bicicleta educativa, una iniciativa colombiana

Adriana Cárdenas

Logo de la iniciativa

De mi conversación con Liliana, pionera del proyecto La bicicleta educativa hubo una frase que me llamó mucho la atención: "Para mi lo que uno hace con pasión es lo que te queda en la cabeza. Uno se cae de la bicicleta, se levanta, se enseña la vida... hay que pedalearla..."

Liliana es profesora de educación física del Colegio Distrital Brasilia Bosa, en Bogotá, Colombia. Su metodología de enseñanza es diferente a la que muchos en su ciudad están acostumbrados. Liliana usa la bicicleta como herramienta pedagógica para el desarrollo de aprendizajes ciudadanos y humanos significativos. En palabras de Liliana: "La educación para niños de hoy ya no es de sentarse en un salon seis horas, son niños de muchísima más vivencia. Una persona que no sale de sus cuatro cuadras, después el mundo se lo va a comer". 

El proyecto lleva en marcha 10 años y aunque ha sido todo un proceso, a través de la educación experimental y viajes de reconocimiento de su localidad, sus alumnos han aprendido que para movilizarse en la ciudad existen otras alternativas, más amigables con el medio ambiente y económicas como la bicicleta, herramienta que también les enseña desde la experiencia a conocer la ciudad en la que viven y convertirse en ciudadanos más conscientes con las personas que habitan en ella. 

Chicos montando bicicleta

Liliana nos cuenta más sobre su proyecto y cómo llegó hasta aquí:

¿Qué es La bicicleta educativa?

A mi siempre me ha gustado la bicicleta y estaba viendo posibilidades de trabajar de manera diferente. Involucramos a los alumnos desde los 5 años hasta los de 11. Trabajamos en el Festival del Bicitriciclo, actividades lúdicas con el triciclo, partes de la bicicleta, inteligencia vial, educación vial... eso son los chicos primera infancia (de primero a cuarto). Ya en quinto son los ciclo de paseos, la parte práctica.

El las salidas van entre 100 a 120 niños de cada grado para ir a un sitio de la ciudad, poniendo en práctica lo que han aprendido. Que ellos salgan con la bici se hace más visible el tránsito de la ciudad, que se den cuenta que existe otra opción, eso le pasa a muchas personas que tienen carro que como nunca montaron bici no pueden entender la importancia del cuidado del otro. A través del uso de la bicicleta se enseña compañerismo, la colaboración y un sin número de temáticas que repercuten en su bienestar y en el de la ciudad en general, por medio de actividades que fomentan la utilización y el uso respetuoso de la bicicleta en la ciudad.

¿Dónde estaba el problema, qué te hizo ver la necesidad de iniciar un proyecto como este?

Quería que ellos tuviesen una experiencia vivencial, que no solo fuera una actividad física sino que también conocieran más sobre su ciudad, el pretexto era hacer ejercicio pero en realidad es una experiencia pedagógica creativa.

Desde que yo estudie en el colegio, todo lo que haces es lo que realmente te queda como aprendizaje, muy diferente que si le explicas a los niños el semáforo, el bicicarril en el salón, diferente cuando se enfrentan en la ciudad. Y también para que entendieran que somos parte de una ciudad grande. Muchos niños no salen de las seis cuadras desde su casa al colegio, lo que procuramos es tener una experiencia en un espacio público. Lo más lindo es ver que los niños luego de graduarse, deciden utilizar la bici como medio de transporte. 

¿Qué obstáculos han enfrentado?

Nosotros desafortunadamente tenemos una educación que sigue pensando en las áreas básicas: matemáticas, español... Una materia como la mía no la ven importante. Esa ha sido mi pelea constante en el colegio. Pienso que en los estudiantes queda más la actividad lúdica que las seis horas en un salón. En el colegio a veces me dicen, "es que usted se la pasa de paseo", pero para mi lo que uno hace con pasión es lo que te queda en la cabeza. Uno se cae de la bicicleta, se levanta, se enseña la vida... hay que peleadarle...

¿Cómo te hace sentir trabajar para un proyecto como este?

Paso por etapas, pero ahora mismo me siento con muchas más ideas, me apasiona mucho pero hay tantas cosas por hacer... Me siento feliz de lo que hago porque es darme cuenta que estoy en lo que realmente es educación, la vivencia real de lo que quiero enseñar y que se quede. Hay que trabajar en la educación vial desde la experiencia. Salir del colegio para muchos es apasionante y crea conciencia de lo que de verdad es educación. Para mi es satisfacción al hacer una actividad como esta. 

Conoce más de esta iniciativa en su página en Facebook.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.