Buscar

Colores para los Niños: esperanza a niños migrantes

Mari Velasco

Niño para colorear una imagen

Habían pasado horas y la niña migrante no se había movido de su asiento. La instalación abarrotada que la retuvo era una entre muchas en El Paso, Texas, donde los inmigrantes fueron llevados después del procesamiento del Control Fronterizo de los EE. UU. Ella y su padre eran de Honduras y se habían unido al creciente número de solicitantes de asilo que se dirigían a los Estados Unidos. Como era de esperar, su viaje había sido desgarrador. Cuando cruzaron la frontera de Guatemala hacia México, la patrulla fronteriza abrió fuego contra ellos, haciendo que el autobús en el que viajaban volcara. A partir de ahí, todos los pasajeros tuvieron que continuar su travesía a pie. Las ramas de los árboles arañaron la cara de la niña y arrancaron mechones de su cabello mientras luchaba por protegerse de los disparos. Luego durmieron a la intemperie durante varios días en su camino cruzando México y fueron retenidos durante semanas en centros de detención después de ser atrapados por la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. A medida que avanzaban los días, la niña había dejado de comer y se había desanimado. Incluso después de ser liberada y recibida por una iglesia, donde fue bañada, vestida y alimentada, la niña permaneció emocionalmente afectada por el trauma que había sufrido. No fue hasta que le dieron un simple libro para colorear que la niña que había sido antes, pudiera resurgir.

“Se sentó a la mesa y coloreó durante horas”, relata Deborah Díaz, fundadora de Colores para los Niños, una iniciativa que brinda a los niños y niñas migrantes crayones y libros para colorear como una forma de terapia de arte. “Estaba callada, pero con cada hora se notaba que se relajaba cada vez más y volvía a ser una niña”. Deborah sabe que para esa niña y para tantas como ella, esas pocas horas para colorear fueron la primera vez, en meses, que se sintió y fue tratada como una niña. “Se puede ver”, dice Deborah sobre la donación de libros para colorear. “Una vez que se lo das a los niños, los ves cobrar vida. Los ves volverse niños otra vez. Eso realmente te conmueve, porque reconoces que hay un lugar para ellos donde ir a guardar todo ese sufrimiento y olvidarte de eso por un momento “.

Deborah, oriunda de El Paso, había comenzado a ofrecerse como voluntaria en las iglesias locales alentando a su mejor amiga, justo cuando la cantidad de migrantes que ingresaban se disparó. “Todos hemos asumido el trabajo de voluntariado”, dice, “porque es la única forma en que podemos procesarlos a través de El Paso”. Fue durante sus labores de voluntariado que Deborah reconoció la necesidad de algo más allá de las necesidades básicas. “Me di cuenta de que a los niños no se les estaba ofreciendo ninguna oportunidad de simplemente ser niños” dice.

“Permanecen en silencio durante mucho tiempo y todo el tiempo que dedicamos para alimentarlos, o ayudarlos a conseguir ropa, están callados, y un niño tan aparentemente tranquilo es generalmente un niño que está sufriendo. Así que comencé a tomar libros para colorear y dejarlos allí”. Sin embargo, Deborah pronto descubrió que las instalaciones estaban descuidando estos libros. “Me di cuenta de que los empujaron hacia un lado porque la comida y la ropa rápidamente se volvieron más importantes”, recuerda. “Entonces, fue cuando entendí que debía organizarlo de tal manera para que fuera más obvio que necesitan estos libros”. Para Deborah, la pregunta era: ¿Cómo?

Quiero proporcionar a todos estos pequeños, que actualmente viajan con sus padres migrantes, libros para colorear y pinturas.

En junio de 2018, Deborah descubrió el grupo de Facebook Idealistas del Mundo, y fue entonces cuando las ruedas comenzaron a girar. “Me topé con la página y leí la primera publicación de Ami (el fundador de Idealistas.org), y decidí seguirla, lo cual me encantó”. Fue gracias a ver el trabajo de Idealist en todo el mundo que Deborah no solo se dio cuenta de que era una idealista, pero también de que lo que quería hacer por esos niños migrantes era un proyecto importante. “Leí durante meses lo que la gente estaba haciendo en el grupo Idealist of the World“, dice ella, “y creo que comienzas a identificarte cuando encuentras un grupo de personas que están haciendo cosas así”. Inspirada, Deborah comenzó a pensar más profundamente acerca de cómo podría contribuir a mejorar la situación de los niños y niñas en los refugios de El Paso. Sabía que estaba haciendo algo al proporcionar libros para colorear, pero necesitaba encontrar la mejor manera de hacerlo. “Me tomó mucho pensar”, dice, “cómo darle una identidad para que las personas sean al menos receptivas a la idea”.

En abril, Deborah publicó en el grupo Idealistas del Mundo para revelar su idea de Colores para los Niños y describir su misión. “Estoy comenzando este pequeño proyecto con grandes expectativas”, escribió. “Quiero proporcionar a tantos pequeños que actualmente viajan con sus padres migrantes, libros para colorear y colores”. La respuesta fue increíblemente positiva. Los idealistas del grupo activamente aprovecharon esta oportunidad de colaboración para donar a la causa de Deborah. “Son tan buenas personas”, dice Deborah. “No me conocen y me enviaron estas cajas enormes, gastaron enormes cantidades de dinero y eso significa mucho. Aunque parece un acto menor, en realidad no lo es porque significa que ya nos hemos conectado, de una ciudad a otra”. Deborah también vio una oportunidad para conectar Colores para los Niños con los Idealist Days. “Creo que realmente al identificar un día en el que podemos hacer algo bueno, donde podemos unirnos”, dice ella, “y saber que hay personas en todo el mundo que hacen lo mismo, le da más poder, más significado.”

Suministros para colorear

Como resultado de su publicación, Deborah recolectó 640 paquetes de crayones, 120 cuadernos y más de 400 libros para colorear de idealistas en todo Estados Unidos y de donantes en El Paso. Las donaciones continuaron de manera constante durante el Idealist Day 5/5, y el 6/6, Deborah inició su primera recaudación de fondos en Facebook. En menos de 24 horas, había excedido su modesta meta de $100, recaudando $ 130 para destinar a Colores para los Niños. Es un crecimiento lento, pero Deborah confía en su trayectoria. “Recibí algunos mensajes que decían: “Lo siento, no llegué al plazo que nos diste. La próxima vez “. Y es por eso que estoy pensando si sigo haciendo esto de manera constante, crecerá. Solo tengo que ponerle mucha paciencia”.

Para entregar sus donaciones, Deborah coordina con organizaciones locales que albergan a los migrantes después del procesamiento del Control Fronterizo. Esto incluye la Diócesis Católica en El Paso, así como la Casa de la Anunciación, un refugio para personas sin hogar, migrantes y económicamente vulnerables en la frontera entre El Paso y México. También se ha puesto en contacto con grupos en Ciudad de Juárez, México, con la esperanza de extender su alcance a personas de ambos lados de la crisis migratoria. Sin embargo, Deborah ha descubierto que este proceso también requiere paciencia. “Lleva tiempo”, dice ella. “Incluso en este momento, me comunico con grupos y ellos no me devuelven la llamada, no me devuelven el correo electrónico, por lo que debo continuar solicitando constantemente”. La ubicación de muchos de los centros de refugiados, comenta Deborah, son muy difíciles de encontrar. “Hay mucha seguridad y poca información sobre la ubicación de estos grupos”, dice ella. “Tienes alguna idea de dónde están, si vives aquí, pero la gran mayoría y los niños, se mantienen alejados de cualquier medio de comunicación u otros medios, con lo que estoy de acuerdo, es necesario”.

No es ningún misterio por qué estas organizaciones no son tan receptivas. En mayo de 2019, los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a un récord de 132.887 personas. De ellos, más de 11.500 eran niños que viajaban solos. Junto con los centros en el Valle del Río Grande en Texas y en Yuma, Arizona, las instalaciones de la Patrulla Fronteriza de El Paso están viviendo un hacinamiento cada vez mayor de inmigrantes. Esta afluencia ha abrumado a refugios como Annunciation House y el gran volumen de niños migrantes que pasan por el sistema hace que la misión de Deborah sea mucho más apremiante, pero también mucho más difícil. “Sé que están muy ocupados y debo ser paciente”, dice ella. “Sin embargo, no me estoy rindiendo. Realmente espero que se den cuenta del valor de este proyecto “.

Pienso que si sigo haciendo esto sistemáticamente, crecerá. Solo tengo que ponerle mucha paciencia.

Para cualquiera que haya sido testigo del cambio en esa pequeña niña de Honduras, que se sentó a colorear, en silencio en su asiento y la luz fue volviendo lentamente a sus ojos después de meses de terror y miedo, el valor de Colores para los Niños es dolorosamente obvio. “Esto es lo que estoy tratando de lograr”, dice Deborah. “Para llegar a ese niño que lo necesita tanto, con algo tan básico, tan simple. Colorear, para volver a ser un niño”.

Aún así, la misión de Deborah está en una fase inicial. Ella sabe que la cantidad de niños que ha podido ayudar es solo la punta de una ola que crece cada día. Además, solo ha podido trabajar con la pequeña fracción de migrantes que han pasado por el proceso de Control Fronterizo; los niños que aún están bajo custodia permanecen fuera del alcance. Si bien el impacto de Deborah es innegable y las experiencias de los niños a los que ha ayudado son apenas imaginables, no se pueden comparar con lo que sufren todos los días en los centros de detención. “Mi mayor objetivo sería llegar a los niños que están actualmente en el sistema”, dice Deborah. “Creo que lo necesitan más. Los niños que ya están fuera del sistema están en un lugar mejor, pero los que aún están encerrados, son tratados como delincuentes y ayudarlos al menos a sentir que todavía son niños sería increíble. Ese es mi deseo, poder llegar a ese grupo también “.

Hasta ahora, la burocracia gubernamental y los estrictos protocolos de seguridad hacen que ese objetivo sea increíblemente difícil de alcanzar, pero Deborah está comprometida a hacer todo lo que pueda. “No quiero perder ese impulso”, dice ella. “Hay días en que siento que se detiene, pero sé que hay niños por ahí, y sé que seguiremos teniendo números cada vez más altos. Entonces, si puedo llegar a ayudar cada vez a más niños, eso hará que todo valga la pena ”.

*Este texto fue escrito por Angel Eduardo para el blog de Idealist Days (en inglés).

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Mari Velasco

Coordinadora de Idealist para Iberoamérica. Me encargo de dar soporte a nuestros usuarios y organizaciones en la región, además de alimentar con contenidos útiles al sitio de Idealist en español y contribuir para potenciar el impacto positivo de organizaciones e iniciativas solidarias.