Idealist logo
idealist

Menú

pin icon
pin icon
Publica una Oportunidad
circle-add icon
Añade tu Organización
Idealist logo
idealist

Buscar

Idealist logo
idealist
social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon

Cómo convertir fracasos en oportunidades

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Hombre pensativo delante de una pizarra

Fracasar no significa que a tu organización le falte capacidad, sino que debe hacer las cosas de manera diferente. Como dijo una vez Thomas Edison, “no fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla“. Las oportunidades se esconden en los lugares que menos pensamos, los llamados fracasos, son uno de ellos.

  1. Espera lo mejor, planea para lo peor: quizás uno de los aprendizajes más grandes que el fracaso nos deja es la importancia de la planificación. Siempre debemos apuntar al éxito y logro de nuestros objetivos, pero ser conscientes de que circunstancias ajenas a nosotros pueden cambiar nuestros planes. Contar con otras alternativas o posibilidades otorga flexibilidad para adecuarnos a los cambios, y nos ayuda a mejorar nuestra reacción frente a los cambios inesperados.
  2. Ganas en conocimiento: fracasar te ayuda a mejorar, al final eres testigo de primera mano de lo que no funciona. Fracasar te hace más atento a las circunstancias, te abre las puertas al análisis y así comprender qué no funciona. No siempre significa que todo el plan este erróneo, sino la forma en como se ejecuta, o algunas de las partes. Un análisis exhaustivo te llevará a la respuesta.
  3. Ganas en experiencia: la experiencia es invaluable. Altera la manera en como pensamos, percibimos al mundo y manejamos diferentes circunstancias. Nos ayuda a reflexionar sobre el curso de las cosas, tanto las que podemos controlar, como aquellas que dependen de otros factores y personas.
  4. Desarrollas resiliencia: entre más fracasemos, más resilientes nos volvemos ya que aprendemos a adaptarnos mejor a los cambios. Desarrollar esta capacidad nos ayuda como organización a sobreponernos más rápido de las situaciones adversas o las circunstancias desfavorables que se nos presentan.

Si eres de los que piensa que el fracaso es una enfermedad que se debe evitar a toda costa, empieza a cambiar tu percepción. Entre los obstáculos que impiden a las personas pasar de la intención a la acción, se encuentra el miedo al fracaso. Se entiende que en un mundo en el que se premia el éxito y se desvalora el fracaso es fácil querer evitarlo, sin embargo, el fracaso hace parte de la evolución. De hecho, uno de los legados más importantes de Albert Einstein es su visión sobre el fracaso o las llamadas crisis. Einstein decía que eran necesarias, porque gracias a ellas se generaban progresos. Si lo piensas, qué interesante sería el mundo si, sin importar lo que hicieras, ¿todo fuese perfecto?. La respuesta es simple. No existiría motivo alguno para superarnos.

Pensemos en un niño/a pequeño/a intentando caminar, probablemente se cae muchas veces, pero eventualmente sabemos que va a aprender a caminar. Si le preguntas a alguien qué piensa sobre sus caídas intentando caminar probablemente te dirá que sea porque está aprendiendo. Así pasa con cada uno de nosotros en los diferentes contextos que nos imaginemos. Las organizaciones pasamos por etapas parecidas, nos caemos muchas veces, hasta que entendemos que caer o fracasar hace parte de la vida.

Cuando las cosas no salgan como se espera. No empieces a buscar culpables o a desesperarte. En su lugar, haz esto:

  • Analiza qué pasó, cuál fue el resultado
  • Si el fracaso fue ocasionado por una decisión de tu organización, piensa qué llevó a tu organización a tomar ese camino, (decidir A sobre B) y que eventualmente ocasionó que las cosas no salieran como se esperaba.
  • Pon por escrito lo que falló, te servirá para futuros proyectos, iniciativas o acciones que tome tu organización.
  • Ten en cuenta los puntos al comienzo de esta entrada, y continúa con un nuevo plan de acción.
  • Si el fracaso fue ocasionado por un agente externo a las decisiones de la organización, analiza por qué no se tomaron las medidas preventivas y qué podría hacer tu organización en el futuro, de presentarse una situación similar.

Sin aprendizaje, el fracaso no funciona. Analizar y reconocer en qué fallamos es el primer paso, entender que es un proceso normal y aprender de ello es la oportunidad que muchas veces nos negamos.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon
Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.