Buscar

Cómo convertirte en un viajero responsable

Adriana Cárdenas

Mujer turista tomando fotos en un pueblo

¿Eres un viajero empedernido o un turista ocasional? Sin importar qué tantas veces viajes, cada vez que lo haces dejas una huella ambiental y cultural importante.

El viajero no debe ser una persona egoísta, no se trata solo de cuántas experiencias se lleve sino también qué tanto deja.

Y no solo en términos económicos, aunque sin lugar a duda el desarrollo turístico mueve la economía. Muchas veces las buenas cifras no son tan maravillosas, sobre todo si las grandes empresas turísticas locales y extranjeras se llevan todos los recursos, dejando muy poco a la comunidad local. Además del caso omiso que tanto los gobiernos locales y por supuesto, los turistas, pueden hacer a la sobreexplotación de recursos naturales.

¿Derecho a viajar? Quizás, pero...

Muchos aseguran que viajar debería ser un derecho, pero... la responsabilidad de cuidar, mantener, restaurar y mejorar deberían ser también parte del trato, ¿no lo crees?. Míralo así, cuando recibes visita en tu casa, ¿te gustaría que tus invitados dejan tu casa desordenada, dañen tus muebles, generen basura... o te gustaría que tus invitados sean considerados, disfruten su estadía y cuiden de tu espacio? Así mismo pasa con cada lugar, ciudad, provincia y país que visitas.

Estos son algunos consejos que puedes seguir para agregar calidad y sostenibilidad a tus viajes:

  1. Si lo tuyo es la comodidad y buscas tu propio espacio, seguro sueles hospedarte en hoteles. Investiga si el hotel de tu interés es responsable, si usa energía renovable y/o contribuye activamente al desarrollo local. También puedes optar por hoteles familiares, que además de ser mucho más económicos, su impacto ambiental suele ser mucho menor que las grandes líneas hoteleras y en beneficio se queda en la comunidad.
  2. Apoya el emprendimiento local comprando local. No solo es una forma de conocer la cultura del lugar, sino que contribuyes al desarrollo económico del lugar que visitas. Muchos de esos productos al ser locales han tenido cadenas mucho más cortas desde su producción hasta que llegan a la mano del comprador, lo que se traduce en menos niveles de contaminación. Además de ello, evita comprar planes "todo incluido" ya que la mayoría de las ganancias no se queda en el lugar que visitas.
  3. Protege el medio ambiente, no tires basura ni en la calle, ni en lo parques, playas y demás lugares que puedas visitar. Sé consciente de que aunque tú estás de paso en el lugar, para muchos ese es su hogar. No se trata de ser una buena persona, sino de ser un ser humano justo, actuando en sincronía con la naturaleza.
  4. Respeta las costumbres, gastronomía y reglas del lugar que visitas. Para esto es importante que conozcas las normas sociales antes de visitar para evitar comportamientos que puedan ser ofensivos o humillantes para la comunidad.
  5. Opta por realizar recorridos en los que se utilice tu propia destreza (a pie) para conocer. Evita el uso de carros o autos en la medida que te sea posible. Recuerda que realizar recorridos a pie puede además de ser más saludable para el planeta, serlo para ti también.

No cabe duda que es una maravilla visitar lugares que te quitan el aliento y deleitarte de las maravillas de la naturaleza, pero con responsabilidad compartida!. ¡Pasa la voz!

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.