Buscar

Creatividad que salva y mejora vidas

Micaela Urdinez

Un diálogo del comic Mafalda

Muchas veces la solución a un problema está al alcance de la mano, pero no podemos verla con claridad. Porque no somos especialistas en el tema, porque no estamos bien enfocados, porque no le preguntamos a los afectados qué necesitan …

Con los temas sociales esta brecha muchas veces se estira por factores como el desconocimiento, el miedo, la falta de iniciativa, el no saber cómo manejarse frente a realidades muy diferentes a las propias.

Pero cuando una persona o un grupo de personas consiguen aplicar la empatía y la creatividad al servicio del bien común, se pueden mejorar muchas problemáticas sociales.

Comic de un mendigo

Este es el caso de Street Store, una iniciativa que surgió en Sudáfrica con la idea de unir las necesidades de ropa de la gente que vive en la calle con las ganas de donar del resto de los ciudadanos. Miren el video y vean como de manera muy simple, TODOS QUEDARON CONTENTOS. Más de 3500 personas de la calle recibieron ropa y calzado, y se abrieron más de 121 iniciativas similares en el resto del mundo.

Otro ejemplo es el de Bridge of Life implementado por Samsung Life Insurance que tuvo la fantástica idea de iluminar el puente Mapo en Seúl que funcionaba como lugar emblemático de altas tasas de suicidio, a medida que el peatón iba caminando, mostrando mensajes alentadores y de inspiración. De esta manera, redujeron en niveles considerables el número de muertes.

Y lo más importante de este cambio de mirada y de realizar acciones de concientización y prevención, es que efectivamente tiene un impacto directo en la vida de las personas más vulnerables. Y también en el resto de la sociedad, porque se acercan a estas problemáticas, se derriban mitos, se acortan distancias …

¿Qué otras campañas te llamaron la atención por su sensibilidad y efectividad?

--

Este artículo se ha reproducido con el permiso de La Nación. Extraído del suplemento El Vaso Medio Lleno

Micaela Urdinez

Cuando entré al diario en diciembre de 2000 cumplí mi sueño de plasmar el poder de las palabras con la posibilidad de mejorar la vida de las personas. Desde 2007 soy la responsable del Area Periodística de la Fundación La Nación.