Buscar

¿Cómo empoderar comunidades a través del voluntariado?

Adriana Cárdenas

Niño enseñando a una señora a usar el computador

Atrás van quedando los días en los que las ayudas eran meramente transaccionales y convencionales, cuando las ONGs eran los héroes y la comunidad una receptora pasiva de la solidaridad de otros. Ahora, hablamos de empoderamiento, de la construcción de comunidades que hacen parte activa de la solución y no del problema.

Según la Academia de la Lengua Española, empoderar es conceder poder a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida. Es así como al empoderar comunidades, el poder ya no recae solo en una organización o un grupo de personas, que muchas veces ajenas al contexto de la comunidad, son quienes deciden lo que necesitan. Con el empoderamiento, la comunidad hace parte de la estrategia y de la puesta en marcha de la misma.

Una herramienta clave en este proceso de empoderamiento comunitario es el voluntariado, por que es desde él que se gestan las acciones más contundentes de las organizaciones, desde el trabajo cara a cara con las comunidades hasta la planeación de estrategias, en cada uno de estos espacios se pueden generar claras oportunidades para dejar de lado los esfuerzos asistencialistas que por tanto tiempo han alimentado la dependencia social. Por supuesto, cambiar la percepción nos exige un compromiso, tanto de las organizaciones como de los voluntarios.

Algunos retos son:

  • Resistencia por parte de algunas organizaciones sin fines de lucro que han trabajado siempre para la comunidad pero no lo hacen de manera conjunta con la comunidad.
  • Oportunidades de voluntariado difusas, por períodos muy cortos de tiempo, que bloquean el desarrollo de programas de empoderamiento comunitario y la participación activa de voluntarios de la manera en que se necesita para que se generen resultados a largo plazo.
  • Propuestas de voluntariado con enfoques turísticos que tienden a buscar voluntarios para que participen en tareas meramente asistencialistas.
Para hacerle frente a estos retos es necesario que tanto voluntarios como las organizaciones sociales cambien de perspectiva: 

Organizaciones:

  1. Como organizaciones empezamos a generar impacto desde el momento en que entendemos el papel protagónico de la comunidad. No llegues imponiendo soluciones. Ten en cuenta a la comunidad. Habla con ellos y ellas y preocúpate por entender primero la necesidad.
  2. Si recibes voluntarios, ten en cuenta que están de paso. Cerciórate de que exista retroalimentación entre las partes involucradas y una continuidad aún después de que el voluntario finalice su labor con la organización. Esto se puede hacer a través de reuniones grupales e individuales, talleres, manuales y por supuesto, a través del trabajo en conjunto con la comunidad. Integra este aspecto a tus proyectos e iniciativas hasta que sea parte del ADN de tu organización.

Voluntarios:

  1. Si estás en busca de oportunidades de voluntariado, identifica proyectos que busquen generar impacto en el sector de la población en el que trabajan a largo plazo, usualmente son proyectos en los que la comunidad forma parte activa. Esto no solo genera un mayor impacto sino que beneficia la experiencia de todas las partes involucradas.
  2. Existe la creencia de que los voluntarios por el hecho de ser en muchos casos occidentales, son expertos, y a menudo llegan a las comunidades pensando que son ellos los que con su conocimiento y habilidades cambiarán la problemática social a tratar. Cambia esta mentalidad, en el empoderamiento, no existen estructuras verticales. Tanto el voluntario como la comunidad tienen conocimiento valioso que aportar, es una relación entre iguales. El voluntario y la comunidad deben tenerlo claro.
  3. Como voluntario, asegúrate de transferir el conocimiento y las habilidades que la comunidad demanda a miembros locales de las comunidades en las que sirven. No se trata de imponer sino de compartir conocimiento que la misma comunidad encuentra relevante a través de la puesta en marcha de un proyecto. Esto incluye compartir herramientas, procesos, habilidades, y demás recursos a los responsables locales de los proyectos, así las comunidades no necesitan depender de terceros para continuar con un proyecto comunitario que está en curso y está generando buenos resultados.

El empoderamiento es un movimiento social que fortalece al colectivo y legitimiza la vida y experiencia de las comunidades. Para articular tenemos que aprender que todo empieza desde el momento en que entendemos el papel de la comunidad, desde la identificación de la problemática social hasta el momento que identificamos la solución en colectivo y la ponemos en marcha.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.