Buscar

Una flor creciendo en un terreno árido

¿Creen que las palabras también se ponen de moda? Llevo un tiempo tropezándome con una no necesariamente nueva, pero con la que me encuentro mucho últimamente: RESILIENCIA. Cuando el otro día en una librería vi que acababan de montar un escaparate temático sobre el tema, supe de qué vamos a seguir oyendo hablar por un tiempo, así que si no tienen claro lo que es o por qué parece ser tan necesaria estos días, sigan leyendo.

¿Qué es la resiliencia?

La RAE (Real Academia Española de la Lengua), define la resiliencia como la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Esto dentro del contexto de la psicología humana, pero puede aplicarse de igual manera no solo a las personas, sino las comunidades, los sistemas tecnológicos, las ciudades o los emprendedores.

¿Cuáles son las características de las personas resilientes?

La realidad puede ser impredecible para todos, y en esta realidad la gente que es resiliente experimenta a menudo similares problemas a las personas que no lo son. La diferencia: la mayor capacidad que tienen los primeros en recuperarse ante la adversidad y volver a tomar las riendas de sus vidas.

Se ha comprobado que ante adversidades manifiestas, las personas más resilientes tienen en común bastantes de las siguientes características:

  • No intentan tenerlo todo bajo control
  • Tienen sentido del humor
  • Dan importancia a la calma y al silencio ligadas a la meditación
  • Practican ejercicio
  • Cuentan con un círculo social que les apoya cuando lo necesitan
  • Son altruistas
  • Son optimistas
  • Aprenden a responder en lugar de a reaccionar emocionalmente sin pensar
  • No dan las cosas por sentado sino que agradecen aquello que tienen
  • En muchos casos se ha visto como la religión potencia el grado de resiliencia
  • Están abiertos a los cambios y a nuevas ideas
resiliencia2.jpg

Curiosamente si hace un siglo hubiésemos estado hablando de esto, lo habríamos hecho en el contexto de una patología. Al parecer cuando no existían teorías sobre aspectos positivos de las fortalezas humanas, se intepretaban conceptos como el de la resiliencia como algo patológico. Y es que esta característica humana, quedaba fuera de lo que hasta el momento estaba sistematizado dentro de teorías cuya base no era precisamente el positivismo o la capacidad personal de sobreponerse y sacar lo mejor de situaciones adversas.

Una persona resiliente, ¿nace o se hace?

Se ha determinado que la resiliencia es una actitud y se puede y debe practicar cuando todo es normal. No hay que esperar a que vengan mal dadas para ver si puedo reaccionar de la mejor manera. Entonces, en función de las características citadas, estaría bien ser más consciente de que practicar algunas de ellas puede fortalecernos como personas, afrontando momentos duros como un reto del que podemos sacar algo que nos ayude a crecer y seguir adelante con la actitud correcta.

Haz más ejercicio, ríete de ti mismo, aprende a no compararte, no intentes controlarlo todo… ¿Crees que de verdad estas pequeñas/grandes cosas pueden marcar la diferencia? ¿Cómo crees que el mundo sería diferente si hubiese más personas resilientes?

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.