Buscar

"Es inevitable volver aunque hayas tenido un día fatal"

Elena Martín

Candelaria y el grupo de voluntarios

¿Es posible hacerse rico dando? Voluntarios de aquí y de allá nos comparten sus reflexiones acerca de una pregunta: ¿En qué manera el voluntariado te enriqueció cómo persona, qué te enseñó?

Cada una de sus experiencias les tocaron en una forma especial. Les pedimos que nos las compartan para que más sean los que se animen a ‘enriquecer’ y a ‘enriquecerse’.

Por Candelaria Pagella, Buenos Aires, (Argentina)

“Mi nombre es Candelaria y junto con un grupo de compañeros (que ya considero queridos amigos) asistimos a gente en situación de calle, desde la agrupación Caminos Solidarios Argentina. Hace casi dos años me sumé a las recorridas nocturnas que se realizan en el barrio de Caballito (Ciudad de Buenos Aires) y cada martes, nos encontramos con nuestros amigos de la calle para entregarles alimentos, ropa y abrigo (especialmente durante el invierno).

Esta experiencia para mi significa muchas cosas, pero si tuviera que definirla con una sola palabra, sería con la palabra “transformación”. Cada encuentro, cada contacto genuino y sincero con ese otro (portador de un nombre, dueño de una historia); te modifica. Y, sin duda, también es generador. Impulsa la unión, habilita la escucha, da lugar a la mediación de la palabra, de los gestos, de la mirada y del propio silencio. Permite el ejercicio de ser menos prejuiciosos. Da lugar a las historias personales, a las anécdotas, a la risa y también a la dureza de la realidad que habita en esos relatos en primera persona.

Pero como la transformación es eje, enseguida llega un abrazo o un apretón de manos contenedor, que recompone. Todo es enseñanza y aprendizaje. Por eso, todo lo que ocurre en ese espacio de la noche es transformador. Uno no vuelve a ser quien era hasta hace un instante. Uno no vuelve a mirar la vida, a su entorno, a la rutina de la misma manera. Es inevitable aplicar estos filtros. Del mismo modo en que es inevitable volver cada martes aunque hayas tenido un día fatal. De algún modo la energía se renueva y ahí nos vuelve a encontrar. A pesar de ser conscientes de que la acción ciudadana no es suficiente y saber que los problemas de fondo siguen estando. Sin embargo, algo maravilloso nos concentra en ese espacio que nos atrae como un imán: el amor sincero y la posibilidad de transformarnos.”

¿Sientes que tu experiencia de voluntariado también te enriqueció? Compártela para que sean más los que se animen a aportar su granito de arena. Puedes escribirnos a: comunicacion@idealistas.org.

Si te gustó este testimonio no te pierdas “Ser voluntario es uno de los servicios mejor remunerados

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.