Buscar

Así es como este joven da un propósito a los chic@s de la calle, en Ciudad de Guatemala

Elena Martín

Dos jóvenes en un botadero de basura

Después de conocer a Jonathan Valdez, uno se pregunta cómo puede ser mejor persona. Escuchar cómo pelea por dar un propósito y transformar las vidas de otros jóvenes que viven en las calles de Ciudad de Guatemala, es toda una lección de vida.

Cada día hace suya la frase de Martin Luther King: "Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano". Así es como el voluntariado transformó un día su mundo, y así es como él está transformando el mundo de aquellos que ansían una oportunidad, pero que nacieron en el lugar equivocado y pasan sus días en los alrededores de la terminal de autobuses de Ciudad de Guatemala.

¿Y si hacemos esto cada mes?

Todas las historias tienen un principio. La de Jonathan comenzó por una amiga que le invitó a repartir peluches en un hospital de niños por Navidad. Cuando vio que con tan poco se podía sacar una sonrisa a un niño reunió a sus amigos y les planteó por qué no hacer algo así no una vez al año, si no una vez al mes."Tenemos tiempo, nos reunimos a platicar, a comer helados, ¿cómo no vamos a tener tiempo a reunirnos una vez al mes y ayudar a alguien?. Así surgió en mí esa pasión de hacer voluntariado", me cuenta Jonathan con voz pausada y segura. 

De ahí para su primera experiencia movilizó a todo el que pudo convencer. Amigos de la universidad, vecinos, amigos de la iglesia, compañeros de trabajo... Llegaron 15 y esta vez acabaron en el parqueo de un hospital llevando sandwiches a las personas que a veces pasan ahí días porque vienen de lejos, tienen familiares enfermos y no tienen como costearse una cama. "Queríamos llevarles algo que comer, pero sobre todo queríamos darles esperanza. Ellos se sorprendían y nos preguntaban, '¿y ustedes de dónde vienen?', 'de ningún lado' decíamos, 'solo somos un grupo de jóvenes que quiere darle esperanza'. 'Pero ¿qué quieren a cambio?' 'Nada, solo estamos aquí para ayudar. Lo único le pedimos a usted a cambio, el día que salga de esta situación, que usted esta esperanza que recibió pueda dársela a otra persona'".

Siguieron las actividades, hasta que uno de sus amigos le retó a hacer algo con gente que vive en la calle. Jonathan encontró a la Fundación Mi Arca, que tienen una programa de mentoreo para niños y jóvenes que viven en situación de calle. Cada semana, un adulto dona una hora de su tiempo para cambiar una vida. "Me di cuenta que cuando los niños tenían un mentor, ellos felices de la vida. Pero con los jóvenes era otra cosa, comenzaban a cuestionarse '¿y este por qué está aquí? ¿Qué quiere saber de mi vida? Yo no le quiero contar, no quiero hablar con él....' Los jóvenes están tan lastimados por los adultos que ya no creen en ellos".

Las tres cosas que buscan los jóvenes

 

Jonathan en una de las actividades organizadas con los jóvenes.
Jonathan en una de las actividades organizadas con los jóvenes.

¿Qué es lo que están buscando los jóvenes? ¿Por qué van a las calles, buscan drogas, se meten en una pandilla...?. Jonathan, como joven él mismo pero con un contexto lejos del que vivían aquellos chicos, no paraba de preguntarse, ¿por qué lo hacen?... Tras todo este tiempo, hoy afirma con rotundidad que son tres las razones: identidad, sentido de pertenencia y una ocupación. "Cuando las familias están desintegradas, el joven no sabe quién es, viene una pandilla y le dice… 'Mirá, ¿querés ser parte de nuestro grupo? Solo tienes que ir y dejar este paquetito de drogas en aquel punto… Es una acción bien simple, quizás no va a recibir nada a cambio pero por hacer esa acción de ir a dejar el paquetito ya va a pertenecer a la mara, a la pandilla. Eso es lo que al joven le motiva: 'Ah! Ya pertenezco acá'. Son capaces de matar personas, extorsionar por contar con ese sentido de pertenencia. Los jóvenes vulnerables son los que esas pandillas están captando porque nadie más les da un sentido de pertenencia o una identidad".

Cómo escapar del riesgo de las calles

Fue ahí que decidió reunirlos y directamente preguntar qué les daría a ellos un propósito, qué querían hacer. Salieron muchas propuestas y entre ellas Jonathan propuso una. El fundador de Mi Arca, estaba haciendo una caminata de Costa Rica a Guatemala y decidieron ir a buscarle a la frontera y caminar el resto del viaje (dos días más hasta la Ciudad) con él.

En el centro de mayores, donde los chicos descubren con qué poco puedes crear un momento bonito para otros.
Joven compartiendo con ancianos en el centro de mayores

"Traté de convocar a otros voluntarios pero no podían porque estudian, trabajan… Estos que no tenían casi nada que hacer dijeron sí. Cubrimos 120 kilómetros en dos días. Acabamos matados pero eso les dio un propósito, una oportunidad, para reunirse, para hacer algo." De ahí comenzaron a visitar asilos, incluso con la resistencia de algunos que no le veían el interés. "Al principio algunos decían... ‘no, qué aburrido un asilo, con ancianos…' pero como ya tenían ese sentido de pertenencia a un grupo si los demás del grupo decían sí vamos, ellos decían que no querían ir, pero con tal de pertenecer al grupo iban. Allá se convencían de como con pequeñas cositas, jugando lotería, haciéndoles un regalito a los viejitos eran felices… Entonces esos jóvenes se sentían con un propósito, que estaban haciendo lo que habían organizado, le estaba dando felicidad a otra persona".

Jonathan ha entendido y predica allá por donde va, que los jóvenes están llenos de energía y si se conectan con un propósito, son capaces de hacer todo. Así es como ha conseguido que aquellos que nada tienen, vayan y hagan algo por otros. Esta es la clave que justo esos chicos están necesitando, un propósito, un sentido de pertenecer a algo que trasciende más allá de ellos mismos. Jonathan también entiende que esto no es suficiente, que al final lo que estos chicos realmente necesitan es un trabajo y una manera de definitivamente poder dejar atrás la vida en la terminal. Con esa intención su última cruzada está en tocarle la puerta a las empresa y pedirles que den una oportunidad a uno de estos chicos.  "Es cierto, vive en zona de riesgo, tienen muchos problemas, no cuenta con el apoyo de su familia pero ya ha hecho actividades de voluntariado. Entonces a las empresas les gusta, porque piensan, si el joven ha hecho cosas sin que le paguen, yo aquí pagándole va a estar más comprometido. Una cadena de restaurantes nos abrió la puerta y contrataron a uno que es el primer caso de éxito. Con esto ya puedo ir a otra empresa". Comenta convencido de que esto no ha hecho más que empezar.

Propósito, propósito, propósito

Jonathan anda obsesionado con encontrar eso que haga a otros seguir el camino para un desarrollo personal y profesional digno y con oportunidades, pero ¿cuál es su propósito propio? le pregunté. "Yo atiendo 14 jóvenes, no estoy queriendo llegar a 200-300 para llenar estadísticas , son 14 pero yo me he invertido, he invertido parte de mi vida, los he ayudado en áreas de su vida como su mentor. Eso es lo que a mi me inspira, ver cómo ellos pueden hacer el cambio. Lo que me inspira y apasiona es cuando otros, se llenan de esa pasión que yo también tengo por cambiar el mundo y pienso que es como una red una cadena".

 

Jonathan en un evento con niños
Este chico no para. ¿Y si muchos más se animasen a aportar su granito de arena?

Todo esto, comenzó repartiendo peluches para los niños. Una vez más, fue un voluntariado lo que le cambió la vida a una persona que hoy se apasiona para cambiar en positivo también la de otros. Quizás con todo esto tú también sientes que quieres contribuir. "Muy pocas veces en la vida aparece alguien a empujarnos. Debemos ser nosotros mismos el motor." Nos dice Jonathan. Si no sabes por dónde empezar "acepta consejos, busca un mentor. Alguien que ya haya pasado por todo esto del voluntariado, pero haz algo, lánzate al agua".

Y de ahí quién sabe dónde las aguas del voluntariado, del servicio a los demás pueden llevarte. Si te inspiró esta historia no dejes de compartirla, y si buscas oportunidades para hacer la diferencia, puedes comenzar viendo qué organizaciones trabajan cerca de ti por diferentes causas usando nuestro directorio www.idealist.org.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.