Buscar

"Los voluntarios estuvieron con nosotros, eso es algo que nadie antes había hecho"

Elena Martín

Una de las actividades del Día del Niño en Honduras -niño jugando en medio de una ronda infantil

Serie en colaboración TECHO & Idealist

En la comunidad de 'El Ciprés', en Tegucigalpa, Honduras, que los niños pasen el día entero disfrutando de juegos y actividades es la excepción, no la regla. ¿Cómo puede un voluntario en una comunidad donde los niños y niñas reciben una educación precaria y trabajan en el campo con sus papás, comenzar a modificar la realidad para que todos, niños y adultos, construyan una comunidad más próspera y empoderada?

El Día del Niño el pasado septiembre fue una perfecta excusa para que todos ganasen. Los niños y niñas disfrutaron como deben hacer la infancia. La comunidad se organizó y siguió entendiendo que si quieren, pueden. Finalmente los voluntarios y voluntarias, tuvieron una oportunidad para dejar de mirar la realidad desde la pasividad/comodidad de sus realidades, y hacer algo por cambiar las cosas.

Karen, Gloria y el efecto dominó

Karen y Gloria son amigas y voluntarias. A Gloria su hermano la invitó a unirse a TECHO. Después de un tiempo, acabó entrando en el área de Gestión Comunitaria en la comunidad de 'El Ciprés'. “Me motivó hacer un cambio en la sociedad pero empezar conmigo misma, para ser ejemplo que los jóvenes podemos ser el cambio que nuestro país necesita y que la situación de pobreza la podemos ir erradicando poco a poco, dejando un poco de aprendizaje en las comunidades y aprendiendo de ellos también”.

Tras esto fue Gloria la que empujó a su amiga Karen “La verdad que siempre me había indignado la situación de desigualdad que vive mi país, pero era como solo palabras, jamás había tomado acciones” nos comenta Karen. “Gloria me sugería que me uniera a TECHO y yo le decía sí, pero nunca lo hacía. Un día le dije que sí y puedo confirmar mil veces que fue la mejor decisión que pude haber tomado. Te convences al ver la alegría con la que las personas te reciben cuando subes al asentamiento, el cariño con que te acogen como que si fueras parte de su familia. Se les vulneran tantos derechos y a pesar de eso ellos son felices. Quise que ellos tuvieran más oportunidades y verlos crecer como personas. Ellos son mi motivación”.

Niños y niñas que nunca lo son completamente

 

Actividades entre niños y voluntarios
Y continuaron las actividades entre niños y voluntarios

Las dos nos cuentan cómo en estos asentamientos se vive en situación de extrema pobreza. La escuela queda lejos y es difícil acceder en época de lluvias, porque el asentamiento tiene un clima frío y lluvioso. Los niños y niñas no reciben una educación de calidad como merecen para salir adelante y no solo depender de un futuro basado en la agricultura.

Y en este contexto llegó el Día del Niño. Karen y Gloria vieron una buena oportunidad. Decidieron crear Mesas de Trabajo (espacios facilitados por TECHO donde los líderes y lideresas son los protagonistas). En estas mesas se plantearon proyectos donde tanto voluntarios como pobladores aportaron. La conclusión es que crearían un día donde losniños y niñas pudiesen soñar y jugar, sin tener la presión de ir a trabajar a los campos" nos cuentan. La comunidad cocinaría y los voluntarios se encargarían de las piñatas, bolsitas, refrescos, pasteles... Fue también la comunidad la que se comprometió a desarrollar las actividades ese día, juegos tradicionales donde participarían tanto niños como voluntarios.

Toda esta organización no fue casual. Nos cuenta Gloria como ella cree que la comunidad en el tiempo que los voluntarios y voluntarias llevan trabajando allí, ha cambiado, “son más organizados y tienen más sentido del liderazgo. Se dieron cuenta que son capaces de hacer muchas cosas si todos trabajan en equipo. 

Niños rompiendo piñata
Los niños a los que se les permite serlo, adoran romper piñatas

En definitiva, una jornada de éxito y una razón más para crear lazos entre comunidad y voluntarios. También para que los pobladores cada vez más se conviertan en constructores de su realidad, ofreciendo así un ejemplo a los niños y niñas de los asentamientos que serán los próximos líderes y lideresas comunitarios. Prueba de que esto ya pasa como nos dice Gloria “Los niños disfrutaron ese día y nos sorprendieron la verdad porque prepararon actividades de danzas y otras actividades para nosotros. Tomaron la iniciativa y nos pusieron una mesa principal para que todos los que fuimos ese día nos sentáramos ahí. Nos sentimos alagados de su parte.”

Doña Reina y la magia de empoderar a través de la escucha

¿Qué tiene que decir la comunidad de El Ciprés ante los cambios que están experimentando?. Doña Reina, lideresa comunitaria, se siente hoy más empoderada que nunca.

Hoy se muestra con orgullo como voz de la comunidad. Nos cuenta cómo antes de que llegase TECHO a la comunidad ya había movilizado a los suyos para gestionar junto a otros vecinos letrinas en la alcaldía, pero "No fue hasta después de TECHO, que me sentí como una lideresa ya que uno aprende a hacer su aportación, y sentí que mi voz era mas escuchada porque los muchachos de TECHO escuchan las necesidad que uno tiene. Me siento mas escuchada y alegre”.

Varios niños posando
No son solo niñ@s, son futuros líderes y lideresas de sus comunidades

Con respecto a las actividades del día del niño, doña Reina nos pone de frente a la realidad: “Nadie había venido a celebrar el Día del Niño aquí, la gente solo daba las cosas y no venían, pero los voluntarios sí están con nosotros y celebran junto a nosotros y eso era algo que nadie había hecho”.

Sin duda eso pone a la comunidad en valor, les hace sentirse menos invisibles y más capaces. Ella misma entiende ahora las claves para no solo depender de terceros, sino de crear por uno mismo. “Sería bueno hacer conciencia sobre la unidad, ya que los proyectos son para bien de toda la comunidad” nos cuenta Doña Reina “que se sientan más parte de las soluciones a todos los problemas que tiene la comunidad, porque algunos no se dan cuentan que pueden participar porque viven lejos y tienen que caminar una hora para llegar a las reuniones en el Centro Comunal y no se involucran”.

En definitiva un gran logro el trabajo en conjunto, que ponen valor lo que ganamos si nos escuchamos, si damos voz a quienes hace mucho tiempo parecen haberla perdido, si conseguimos mirar a las personas como potencial de desarrollo y no como receptores de ayuda.

Humildad

Gloria y Karen me mencionan una palabra en común cuando les pregunto sobre qué les aporta el ser voluntarias y qué han aprendido. HUMILDAD, mencionan las dos alto y claro. Algo bien difícil en un mundo lleno de ruido y egos. Donde todos tienen algo que decir y pocos se paran a escuchar. “He tenido los mejores maestros en cuanto a humildad se refiere que son los pobladores de El Ciprés. Ahora se que pase lo que pase siempre debemos ver lo bueno y dar gracias por lo que tenemos” nos dice Karen.

“Esta gente me ha enseñado a ser humilde ante toda situación. Nosotros crecemos con lo que día a día ellos mismos nos enseñan y toda esa confianza que depositan en nosotros a pesar que somos jóvenes, pero saben que como sea nosotros tratamos de ayudarlos a que su asentamiento tenga un desarrollo”, añade Gloria.

Humildad, liderazgo comunitario, infancia con potencial, co-creación de realidades... Maravillosos ingredientes para seguir construyendo una región que tenga como meta superar la pobreza mediante la formación y acción conjunta de los pobladores y pobladoras de los asentamientos a lo largo y ancho de América Latina, junto con jóvenes voluntari@s y otros actores.

___

Para contribuir a superar las grandes problemáticas sociales de nuestra región, TECHO e Idealist a través de esta serie, trabajamos en conjunto para sacar a la luz y difundir historias positivas e inspiradoras, que reflejen la relevancia del voluntariado como fuerza transformadora de nuestras realidades.

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.