Buscar

No me traigas el agua a la puerta de casa sin preguntarme...

Elena Martín

Un grifo de agua abierto

Vivimos a veces obsesionados por escalar el impacto, y a menudo las organizaciones creen tener muy claro lo que se necesitan, pero una vez que diseñan, implementan y escalan la realidad se torna decepción. ¿Qué pasa?

Existe la falsa creencia de que la necesidad va en paralelo a la demanda. Sin embargo, el hecho de que la necesidad sea obvia, no significa que los que necesitan vayan a participar en los programas que buscan paliar esa carencia. ¿Parece absurdo?, no lo es. De hecho se llevó a cabo una encuesta hace no mucho en la que participaron organizaciones de Estados Unidos, donde un 70% de las organizaciones afirmaba que el número de asistentes a los programas que diseñaban para el beneficio de las diferentes comunidades a las que servían, era a menudo mucho menor del que esperaban.

No me traigas el agua a casa sin preguntarme...

Lo anterior se entiende mejor a través de la historia de una comunidad donde las mujeres caminaban kilómetros todos los días para ir a buscar agua y volver cargando con ella en la cabeza. Una ONG, con sus mejores intenciones sin duda, decidió construir un pozo cercano al poblado. Las mujeres siguieron desplazándose a por agua ignorando el pozo en la puerta de casa. ¿Por qué? En este caso, ese era el tiempo de esparcimiento donde las mujeres de ese poblado compartían con otras mujeres, lejos de sus maridos y resto de las obligaciones del hogar. Los pozos no les iban a quitar su valioso tiempo de pasar el rato con las otras mujeres de la comunidad.

La idea de que quien construye no se ha molestado suficiente en comprender antes de construir, es solo una de las razones por las que en una comunidad, un programa fantástico, puede llegar a ser ignorado total o parcialmente por los potenciales beneficiarios.

¿Qué cosas tenemos entonces que tener en cuenta antes de crear y sobre todo de escalar? ¿Cómo puedo generar la demanda que busco con mis programas? Aquí van algunas cosa importantes a tener en cuenta:

  • Contexto y creencias: ten en cuenta el contexto y creencias de la comunidad. Igual que en el ejemplo anterior, las creencias pueden dar al traste con mucho trabajo y presupuesto. Por ejemplo, cuando se crea un programa para ayudar a una comunidad remota en el Perú a hervir agua, pero la comunidad atribuye al agua hirviendo unas connotaciones por su sistema de creencias, que hará que no vayan a adoptar esa solución, por más que les ayude con sus hábitos sanitarios y de higiene.
  • ¿Quién lidera?: lo hemos repetido muchas veces. Si queremos llegarle a comunidades de las que no formamos parte, es mucho más fácil hacerlo a través de alguien que ya cuenta con el respeto y la confianza de la comunidad, alguien de dentro, en lugar de ser nosotros los que lleguemos con la 'respuesta'. Conectar y trabajar previamente con los líderes de la comunidad nos ahorrará tener que aprender a golpes tras hacer el trabajo.
  • Comienza a pequeña escala: identifica las necesidades y céntrate en ese grupo pequeño dentro de la comunidad que muestra real interés. Es mejor escalar desde ahí que pretender que todos se acerquen y adopten lo que tienes que ofrecer desde el principio. Para el resto, será más fácil unirse cuando otros en su situación, lo hayan hecho antes que ellos.
  • Mentalidad de escasez: en muchos casos, comunidades más desfavorecidas no van a ponerle el foco a lo que puede ayudarles y adoptar algo nuevo. ¿Por qué? estas personas suelen centrarse en lo urgente. Es la diferencia entre lo urgente y lo importante. Tengamos en cuenta eso.
  • Tanto como crear el programa, está el cómo voy a venderlo: eso es algo en lo que no se piensa demasiado y se debería. Ya que tan importante es crearlo como convencer a los potenciales beneficiarios de que formen parte de los programas que generarán el impacto.

Cómo organización, has llevado a cabo algún programa o actividades que a pesar de pesar que era ideal, no funcionó. ¿Qué pasó? ¿Qué aprendieron?

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.