Buscar

"Nunca imaginé qué tanto impactaría mi vida"

Elena Martín

Florencia y el grupo de voluntarios

¿Es posible hacerse rico dando? Voluntarios de aquí y de allá nos comparten sus reflexiones acerca de una pregunta: ¿En qué manera el voluntariado te enriqueció cómo persona, qué te enseñó?

Cada una de sus experiencias les tocaron en una forma especial. Les pedimos que nos las compartan para que más sean los que se animen a 'enriquecer' y a 'enriquecerse'.

Por Florencia Eraña, (Uruguay)



"Jamás imaginé que esta experiencia pudiera ser tan conmovedora. Desde que entré en contacto con las personas en "Jardim Do Cerrado", mi perspectiva de la vida ha comenzado a cambiar. Lo que creía que era necesario para tener una vida feliz y confortable, ahora parece innecesario. Lo que creía que era "normal", ya no lo parece tanto.

De a poco me doy cuenta que el mundo es inmensamente más complejo de lo que había imaginado, tanto más increíble y a la vez más aterrador de lo que pensé. Lo más maravilloso es darme cuenta que no solamente estoy aprendiendo acerca de otros, también aprendo más acerca de mi misma. Es tan simple y tan complejo a la vez." El 7 de enero de 2014, escribí esto en mi diario de viaje. Me encontraba viviendo en una comunidad en las afueras de la ciudad de Goiania, en Brasil; dando clases en una escuela junto con otros ocho jóvenes de distintas partes del mundo.

Esa fue mi primera experiencia de voluntariado, y me marcó para siempre. Me puso en contacto con una realidad completamente distinta a la mía, me hizo salir de mi zona de confort, me llevó a cuestionar cosas que hasta el momento daba por obvias. Durante ese tiempo aprendí dos grandes cosas que llevo conmigo hasta el día de hoy: 1) a ver el mundo a través de los ojos de otros, a ponerme en su lugar y 2) a no subestimar el impacto de las pequeñas acciones. Hoy, sigo siendo voluntaria desde un ángulo distinto: soy parte de AIESEC, la organización de jóvenes más grande del mundo. Trabajo en equipo gestionando experiencias de intercambio voluntario para que otros jóvenes tengan la oportunidad de vivir lo que yo viví.

Esta forma de voluntariado me ha permitido seguir en contacto con personas que tienen distintas maneras de ver el mundo, aprender a trabajar con otros, conocerme aún más, y por sobre todas las cosas, actuar y ser protagonista del cambio que quiero ver en el mundo. Desde siempre supe que mi lugar era ayudando a otros. Fue con ese propósito que tomé las dos grandes decisiones que me marcaron: ser docente y ser voluntaria. Empecé porque quería impactar positivamente la vida de otros, pero nunca imaginé qué tanto impactaría también mi vida. 

Si te gustó este testimonio no te pierdas "Es inevitable volver cada martes aunque hayas tenido un mal día"

--

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.