Idealist logo
idealist

Menú

pin icon
pin icon
Publica una Oportunidad
circle-add icon
Añade tu Organización
Idealist logo
idealist

Buscar

Idealist logo
idealist
social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon

Pequeños grandes pasos camino a una utopía

Juan Pablo Eijo imagen de perfil

Juan Pablo Eijo

grupo de niños
Chicos del barrio Los Eucaliptus junto a voluntarios de UTPMP. Gentileza Nicolás Salvatore

Semanas atrás, Alejandro Acosta nos presentaba el concepto de capital social y destacaba la importancia de la organización comunitaria para resolver, de manera organizada y colectivamente, los problemas comunes. Lo mismo cree Un Techo para mi País, organización sin fines de lucro reconocida en toda Latinoamérica por su lucha contra la pobreza y la desigualdad social. A continuación, desde adentro, el trabajo que UTPMP viene realizando desde mediados de 2008 en Los Eucaliptus, barrio marginal de la ciudad de Ensenada, Buenos Aires, Argentina.

Con 22 años de antigüedad, el asentamiento -San José, su nombre original- fue conocido por su violencia hasta principios de 2008, momento en el que una incursión policial cambia la configuración del barrio, rebautizado Los Eucaliptus a partir de entonces, con el fin de generar una nueva identidad comunal en las 150 familias que allí vivían. En este contexto, UTPMP inicia su proceso de intervención social, cubriendo primero la emergencia habitacional del barrio, con la construcción de 30 viviendas a mediados de 2008 y 6 más en noviembre de 2009.

Habilitación Social

Así le llaman a los planes integrales que conforman la segunda etapa del proceso y que se implementan como respuesta a las necesidades e inquietudes planteadas desde cada uno de los barrios. Los mismos giran en torno a la educación, el fomento productivo, la capacitación en oficios, el arte y la recreación, la salud e, incluso, el asesoramiento jurídico.

“Esta etapa es más progresiva y sólo avanzamos si trabajamos entre todos”, sostiene Nicolás Salvatore, voluntario de UTPMP. “Por eso la idea es seguir sumando cada vez más gente”, agrega Carolina Esteban, también voluntaria.

Ambos coordinan la Mesa de Trabajo conformada por los vecinos (que se reúnen los sábados en el Salón Comunal), donde se consensuaron todas las iniciativas implementadas hasta el momento: Juegoteca (espacio lúdico que busca promover el aprendizaje); talleres de lecto-escritura para niños, de artes para adolescentes, de alfabetización para adultos y de oficios diversos -panadería, costura, electricidad, cloacas- que sirven como salida laboral, o bien para dar solución a los pequeños problemas o paliar las grandes necesidades (no tienen servicios de luz, gas natural ni agua potable).

Un área de la ONG, además, otorga microcréditos a tasas mínimas para pequeños emprendimientos y al mismo tiempo provee asesoramiento en materia de ventas y finanzas. Se arman grupos de tres, que son responsables por igual de la devolución del dinero, y así arrancan: “Yo, por ejemplo, hice suvenires, pero todavía tengo que darle mucho más empuje”, cuenta Gloria, una joven vecina del barrio.

Cada tanto UTPMP organiza jornadas a las que concurren las Mesas de Trabajo de los distintos barrios en los que interviene, para intercambio de experiencias y saberes. “Muchas veces sucede que algún barrio sabe más de una cosa y menos de otra y se ayudan entre ellos”, explica Carolina. Esto, a su vez, se hizo a nivel nacional, en Córdoba, y se realizará próximamente a nivel regional, en Perú.

Los pilares. La utopía.

Un Techo para mi País busca la integración de los diferentes actores sociales -jóvenes, empresas, sector público, medios de comunicación y sociedad en general- para terminar con la pobreza. Y su intervención apunta a generar un cambio significativo en las familias de los asentamientos marginales, facilitándoles herramientas y desarrollando capacidades para que superen su condición de pobreza de manera autónoma.

“No queremos hacer asistencialismo”, remarca Nicolás: “La idea es que se unan, y motivarlos a que empiecen a salir del barrio, a que hagan relaciones con otras entidades, con otras empresas, y busquen soluciones por sus propios medios y méritos”.

Así, con el tiempo y entre todos, podremos acercarnos al “ideal de comunidades sustentables (última etapa del proceso)” y, por qué no, aunque suene utópico, concluye Nicolás, de “un mundo sin pobreza”.

“Nosotros, al menos, lo creemos posible”.

¿Y vos…? ¿Crees posible un mundo sin pobreza? ¿Puede ser éste un camino?

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon
Juan Pablo Eijo imagen de perfil

Juan Pablo Eijo

En estos momentos se encuentra viajando un poco. Además de colabora con el blog de Idealistas, escribe en suite101.net y practica fotografía.