Buscar

La planificación educativa: una clave para el éxito

Marcela Bogdanov

clase vacía
Del usuario sergis blog vía Creative Commons

Educar sin planificar, es como construir una casa sin plano o escribir una novela sin borrador. El arte de educar además de creatividad e improvisación, requiere esfuerzo, análisis racional y pensamiento crítico. La planificación en la educación es una clave para asegurar el éxito y la calidad de las acciones.

Todo profesional de la educación conoce la importancia de la planificación como parte de su tarea educativa. Sin embargo, en el día a día muchos centros relegan esta importante fase de la acción educativa a una actividad burocrática a la que no se le presta suficiente atención ni tiempo.

En los contextos de educación no formal, debido a la flexibilidad y dinamismo de los centros y a la prevalencia de personal voluntario sin formación específica, no siempre se saca el mayor provecho del potencial de los espacios de enseñanza-aprendizaje.

¿Cómo podemos mejorar la calidad educativa de las actividades?

Las acciones educativas, igual que los proyecto sociales, son fruto de un proceso racional que consiste en:

  1. DIAGNOSTICAR: Definir características y necesidades del grupo, comunidad, territorio donde se está trabajando.
  2. IDENTIFICAR: Decidir cuáles son las necesidades educativas que se desean cubrir (objetivos educativos) y qué actividades son las más adecuadas para hacerlo. En esta fase se debe contar con la opinión de los niños y jóvenes y tomar decisiones acorde con la misión de la organización, los recursos disponibles y las características culturales del lugar y las personas.
  3. PROGRAMAR: Reflejar de manera racional y sistematizada lo que se va hacer, por qué se va a hacer, para qué, con qué recursos, cómo se va a hacer y quién lo va a hacer. Se materializa en un documento de proyecto y una ficha de programación para cada actividad. Aquí les dejo una modelo de Ficha Programación de Actividad para que la usen libremente.
  4. EJECUTAR LA ACCIÓN: Llevar a cabo aquello programado adaptándose a los imprevistos que puedan ir surgiendo.
  5. EVALUAR: La evaluación permite sistematizar las experiencias y lecciones aprendidas para mejorar futuras acciones.¿Cómo ha ido? ¿Se han logrado los objetivos perseguidos? ¿Cuál es el feed-back de los participantes? ¿Qué podemos mejorar para el futuro?

Planificar mejora la calidad educativa porque ayuda a orientar al educador(a) y a trabajar en equipo de manera coordinada, aprovechando al máximo los recursos y organizar mejor el tiempo. Por tanto es una herramienta clave de la gestión de los proyectos.

Además de los beneficios organizativos, dedicar tiempo y espacios a reflexionar y decidir permite desplegar la creatividad de los educadores y ponerla al servicio de los intereses reales de los niños y jóvenes.

Es común encontrar organizaciones que no contemplan el tiempo de identificación, programación y evaluación de las actividades dentro del horario de trabajo de los responsables de ejecutar juegos, talleres, actividades. Sin embargo, es necesario integrar la cultura de la planificación racional y evaluación en los proyectos sociales para asegurar la calidad de la educación y sostenibilidad de los resultados.

En conclusión, planificar las actividades educativas en los centros:

  • Asegura una mejor calidad educativa
  • Aumenta la pertinencia de las acciones de acuerdo a los intereses y necesidades específicas de los niños y jóvenes.
  • Facilita la comunicación y el trabajo en equipo
  • Permite gestionar mejor los recursos materiales y el tiempo

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Marcela Bogdanov

Colabora en el blog Idealist.org. Trabaja en España y Centroamérica apoyando a organizaciones no lucrativas para mejorar la calidad e impacto de sus proyectos de educación y desarrollo.