Buscar

"Por cada puerta que se cierra mi empecinada y terca voluntad crece"

Adriana Cárdenas

Una mujer corriendo mientras lleva un letrero que dice Don Vida en Vida

¿Es posible hacerse rico dando? Voluntarios de aquí y de allá nos comparten sus reflexiones acerca de una pregunta: ¿En qué manera el voluntariado te enriqueció cómo persona, qué te enseñó?

Cada una de sus experiencias les tocaron en una forma especial. Les pedimos que nos las compartan para que más sean los que se animen a ‘enriquecer’ y a ‘enriquecerse’.

Por María de los Ángeles Musumeci, Tafí Viejo (Argentina) 

Cómo se puede construir desde el dolorCuando se pierde un ser querido se siente una mezcla de sentimientos encontrados , dolor , angustia , impotencia , soledad. La pérdida de alguien muy cercano puede marcar la vida de una persona de muchas maneras , en mi caso fue el inicio de un voluntariado que cada día se acrecienta aún más. 

Ser útil hacia los demás hace que des un sentido tan importante que permite crecer y acompañar. Hace 3 años comencé a luchar por niños que tienen Leucemia o esperan trasplante de médula ósea, mi modo fue utilizando el atletismo como medio de difusión diciendo en cada trote que todos podemos dar Vida en Vida.

No fue fácil, no lo es, sobre todo cuando en mi vida había practicado esta disciplina deportiva, de todos modos la fuerza, el impulso y el coraje hicieron que pudiera llegar mas de 180 veces y continuo esta carrera llevando por toda la República Argentina este mensaje.

A esto se sumo la falta de apoyo, es una realidad que para poder llegar y difundir son necesarios recursos. Mi meta va más allá del arco de llegada, mi meta es llegar a tantos corazones solidarios como donantes se necesitan, con apoyo de mi familia y de amigos pude llegar en muchas oportunidades.

Más de una vez siento mucha impotencia por no poder hacer más pero nunca mis fuerzas flaquearon por cada puerta que se cierra mi empecinada y terca voluntad crece, saber que acompaño, que puedo abrazar la vida de esta manera es mi estandarte. La certeza de sentir hinchada el alma por cada abrazo recibido de mis príncipes y princesas tiene un valor imposible de explicar con palabras.

Sigo corriendo, sigo luchando con la firme convicción de que ser voluntariamente útil le da sentido a mi vida. Hoy soy la presidente de la FUNDACION ESPERA POR LA VIDA y mis pilares son ellos, esos niños que me esperan en cada llegada. Porque eso es una llegada … Una esperanza

Si te gustó este testimonio, no te pierdas más en nuestra sección Voluntariado =)

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.