Idealist logo
idealist

Menú

pin icon
pin icon
Publica una Oportunidad
circle-add icon
Añade tu Organización
Idealist logo
idealist

Buscar

Idealist logo
idealist
social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon

¿Por qué la gente no quiere escucharte? Estas son algunas razones

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Mujer tapándose los oídos

Puedes tener una idea fantástica, un proyecto muy interesante, pero cuando buscas empatizar con otros, nadie quiere escucharte, o pretenden hacerlo, pero al final sientes que no es el caso. ¿Qué puede estar pasando?

Muchas pueden ser las variables. Julian Treasure, conferencista TED y experto en comunicación de marca nos habla de ciertos hábitos que se hacen tan cotidianos que pasan inadvertidos pero que tienen una repercusión negativa en el diálogo que mantenemos con otros, sobre todo cuando estamos buscando lograr su atención y apoyo. Algunos de estos hábitos son:

  1. El chisme: si sabemos que alguien le gusta hablar de otras personas a sus espaldas es muy probable que pensemos que lo mismo hace con nosotros, como consecuencia terminamos desconfiando de esa persona.
  2. Juzgar: resulta muy difícil escuchar a alguien que ya sabes te juzgará. Es muy probable que en este caso tratemos de evitar compartir nuestras ideas, opiniones, escuchar o estar de acuerdo con las suyas.
  3. La negatividad: las personas negativas no solo te roban la energía también las ganas de escucharles. Es difícil estar rodeado de personas que siempre ven el lado negativo de las cosas.
  4. Las quejas: parecido al punto anterior, una persona que se queje con frecuencia no resulta muy placentero escuchar. Usualmente tendemos alejarnos de este tipo de personas o en ocasiones caer en su dinámica. En cualquier caso, ser una persona que se queja constantemente, aleja a las personas.
  5. Excusas: tendemos a no aceptar nuestros errores y por consecuencia terminamos culpando a otros por aquellas cosas que no salen como queremos. De nuevo, nadie desea escuchar este tipo de personas.
  6. Exageraciones: no se sabe si la persona que usa exageraciones para hablar esta siendo objetiva o qué tan clara es la idea o proyecto que tiene en mente. Jamás podremos saber el verdadero alcance de sus ideas porque sabemos que utiliza exageraciones para hablar, llegando a extremos que podríamos llegar a pensar que están mintiendo.
  7. El dogmatismo: la confusión de hechos con opiniones, una brecha fácil de cruzar, y con la que debemos tener cuidado. Ser justos entra dentro de este punto, es importante opinar, pero también ser objetivos.

¿Y ahora qué?, posiblemente ninguno de nosotros pasamos el test, en algún momento podemos haber o estar cayendo en alguno de estos hábitos. ¿Qué podemos hacer? Julian Treasure nos comparte 4 pilares que podemos utilizar para lograr empatizar con otros y que deseen escucharnos.

– SÉ HONESTO

Habla claro y directo 

– AUTÉNTICO

no trates de dar una impresión diferente solo para llamar la atención. Sé tú mismo.

– ÍNTEGRO

predica con el ejemplo. Haz lo que dices

– DA AMOR

deséale a la gente el bien. Si le deseas bien a alguien resulta difícil juzgarlos al mismo tiempo.

El poder o alcance que logras tener en tu discurso, no solo ocurre en el momento en el que te estás dirigiendo a tu público sino en el día a día y la forma en como te relacionas con otros. Ser consciente de ello te puede no solo ayudar a conectar con otros sino a conectar contigo mismo!

__

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon
Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.