Buscar

¿Por qué no hay nada de malo ser el segundo?

Elena Martín

El número dos bajo dos luminarias

DILEMA con letras mayúsculas: tengo una idea para generar impacto, para solucionar un problema o bien quiero trabajar para una causa desde donde estoy, qué hago... ¿desarrollo mi idea de cero aunque sea consciente de que ya hay otros ahí fuera trabajando en lo mismo, o trato de ver cómo puedo añadir valor a lo que ya existe y me subo a su carro?

Si me preguntan cuál es la respuesta, les diré que la mayoría de las veces no llegamos a una respuesta porque no nos hacemos ni la pregunta. Simplemente nos lanzamos a crear, sin considerar el sumar. ¿Quiere decir esto que acabamos reinventamos la rueda..? Seguramente, pero no la reinventamos porque sí, hay razones.

La irresistible seducción de reinventar la rueda...

Lo de que ya casi todo está inventado lo sabemos todos y sin embargo, ¿por qué entonces nos lanzamos a desarrollar ideas a menudo sin ver quién ya lo hace y cómo está funcionando? Razones:

1. Falta de conocimiento. La gente se lanza a desarrollar proyectos y en muchos casos no saben qué es lo que ya existe ahí fuera. A menudo una idea viene acompañada de una efervescencia y un entusiasmo que nos nubla toda la lógica. De inmediato nos ponemos a pensar en el 'cómo' en lugar de pensar primero en el 'quién', ¿quién lo está haciendo ya?

2. Ego... : existe el síndrome del 'NIH' (Non Invented Here) o 'No se ha inventado aquí' que menciona Scott Berkun en su artículo 'Stop Trying to Reinvent the Wheel' (Deja de reinventar la rueda). En efecto, me hace pensar en si cuando nos empeñamos en avanzar sin mirar lo que pasa a nuestro alrededor, lo hacemos en pro de la causa o problema que estamos tratando de solucionar o lo hacemos porque perseguimos el reconocimiento que trae ser el creador de la siguiente 'gran idea'.

3. Contexto cultural: clave... a nadie le suben el sueldo por plantearle a su jefe copiar algo o reutilizar y mejorar algo que ya funciona. Los premios se reservan para las 'nuevas ideas', lo 'original', lo 'creativo'... Mientras no cambiemos este paradigma, mientras no entendamos que hay tanto valor en mejorar o unir fuerzas con lo que ya está ahí fuera (o más), que en crear algo nuevo, seguiremos matándonos por encontrar una improbable cuadratura del círculo.

Los nuevos héroes serán los que sean capaces de dejar el ego a un lado

No tiene nada de malo no ser el primero, de hecho tiene mucho de bueno ser el segundo. ¿Por qué?:

  • No se dividen fuerzas, sino que se suman. Sumando talento, ideas, valor... la misma palabra lo dice, añades atención, recursos, esfuerzo en lugar de dividirlo o dispersarlo.
  • Eres parte del cambio de paradigma. Apostando por sumar en lugar de querer colgarse la medalla de 'soy el creador' estás enviando un mensaje: el que suma, es en muchos casos un creador sin ego, y por ello más efectivo.
  • Haces un buen uso del tiempo y los recursos. En definitiva, estás aprovechando lo que ya está avanzado en lugar de comenzar de cero y cometer errores ya cometidos por otros, poniendo la causa por delante de ti . ¿Y no es de eso de lo que se trata?

¿Te atreves a revisar en qué medida tu idea o proyecto es realmente original y necesaria, o una extensión de tu necesidad de ser reconocido por algo ya inventado? No siempre es así, pero es bueno hacernos esa reflexión y ser estratégicos. No es mejor el que hace algo supuestamente 'nuevo', sino el que es capaz de sumar en lugar de crear más ruido, ¿no les parece?

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.