Buscar

¿Por qué no hay más personas haciendo voluntariado?

Elena Martín

Persona cruzando delante de una señal de stop

Estoy convencida de que vivimos en un mundo donde si le preguntases a la gente si les gustaría o piensan en algún momento hacer un voluntariado, muchos dirían que sí. Entonces, ¿qué pasa? ¿Por qué no hay más personas colaborando con causas?

Estos son 10 obstáculos mentales que hacen que las personas no acaben de decidirse para donar su tiempo en tareas voluntarias. ¿Alguno de estos es el tuyo? Descubre cómo revertirlo y transforma tus buenas intenciones en acciones.

¿Y si comienzo y no es lo que espero?

Intenta no ponerte ya en ese espacio mental. Si no estás convencido(a), simplemente busca otra oportunidad o de lo contrario, sé transparente con la organización. Diles que para comprometerte quieres probar cómo te sientes antes. De esta manera estarán claras las expectativas.

Miedo a que se repita una mala experiencia de voluntariado del pasado:

A menudo no haber tenido suerte, nos hace reticentes. Sin embargo, como en el amor, si no confiamos en que no todo van a ser malas experiencias, nunca nos daremos la oportunidad que puede llevarnos a vivir una historia maravillosa.

¿Cómo sé que me puedo fiar de la organización?

Si eso es lo que te preocupa, pide a la organización que te conecte con otros voluntarios o simplemente haz las preguntas que te parezcan oportunas. Si no tienen nada que ocultar, estarán encantados de que puedas escuchar de las experiencias de otros como tú y contarte más sobre cómo funcionan y el impacto que generan.

Falta de respuesta cuando has mostrado interés en ofrecer tu tiempo como voluntario:

Es cierto, puede interpretarse como una falta de respeto que escribas mostrando interés y no te contesten. Sin embargo ten en cuenta precisamente eso, estás interpretando. No sabes el por qué no te están contestando. Es posible que la persona que contesta los mensajes sea la que haga todo en la organización y además lo haga en su tiempo libre cuando sale de su trabajo. Muchas organizaciones no se caracterizan precisamente por su abundancia de recursos. No estamos justificando, simplemente sugiriendo que quizás si tocas la puerta otra vez, esta vez te abran y haya una buena excusa por la que no te contestaron a la primera. Nada se pierde por intentar.

¿Qué pasa si no me gusta la tarea que me asignan?

Para que esto no suceda, conviene sentar muy bien las expectativas. Tu compromiso va a estar directamente relacionado con cuánto de motivado estés. Si para ti es importante saber de antemano qué es lo que esperarán de ti, busca dejarlo claro desde el principio.

Y si el barrio al que tengo que llegar es peligroso:

Si ese es el motivo, pregunta si de verdad esto es así, cómo evitar posibles riesgos y cómo llegan otros voluntarios. Quizás se pueda ir en grupo en lugar de solo(a).

Compromiso:

Es importante que una vez que te comprometas cumplas tu palabra. Es posible que una vez que has dicho sí, alguien de verdad necesite de ti. Por esto es muy importante tener toda la información que requieras antes de comprometerte. Si tienes dudas sobre algo, o no acabas de tener claro el qué o cómo hacer aquello que se espera de ti, clarifica con preguntas antes de empezar.

No voy a conocer a nadie allí y soy tímido(a):

Nadie va a juzgarte. A las organizaciones todos llegan en esencia, con un mismo fin: el tratar de aportar al otro. Ya tienes algo en común con quien allí se encuentre, por lo que es posible que te sea más fácil de lo que piensas conectar con personas aunque no las conozcas.

No tengo tiempo:

Como hemos dicho en ocasiones, el tiempo no se tiene, el tiempo se hace. Todos contamos con 24 horas al día y elegimos cómo emplearlas. Si por cualquier razón, no te viene bien hacer el tiempo para colaborar pero quieres contribuir en persona, no olvides que siempre puedes donar, firmar una petición o quizás encontrar una oportunidad que llevar a cabo en remoto.

¿De verdad mi aportación va a hacer la diferencia?:

No hay mucho que añadir aquí al dicho: “Mucha gente pequeña, en muchos lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”. ¿No estás de acuerdo?

Si eres voluntario y tienes algo que decir para animar a aquellos que aún se lo están pensando, no dejes de compartir tu comentario. No olvides que en  Idealist.org en español, puedes encontrar oportunidades de empleo, voluntariado y pasantías o prácticas en ONG de la región.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.