Buscar

Si te preguntases "¿y por qué no?", ¿qué sería posible?

Elena Martín

Valentina Quagliotti

Valentina tiene dos pasiones, contar historias inspiradoras y poder ayudar a los demás. Averiguar cómo unir estas dos caras de la moneda en un proyecto sostenible del que poder vivir al tiempo que se contribuye a cambiar el mundo no fue tarea fácil, pero en el camino aprendió muchas cosas, la más importante: nada es imposible. Hoy esa conexión entre dos pasiones tiene un nombre: Ikusi, que significa mirada en vasco y que tienen mucho que ver con visibilizar historias desde una mirada diferente para generar un impacto.

El origen... 

Desde pequeña a Valentina le encantaban los lapiceros y las hojas en blanco de los cuadernos. Fue el nacimiento de su hermana Agustina lo que la motivó a escribir su primer libro a los 10 años, un libro con siete páginas donde todo su afán fue que la gente pudiese mirar la vida con otros ojos. "No podía entender por que cuando la vida era bonita todo estaba bien, pero cuando pasaban cosas no tan bonitas, la gente no podía tratar de mirar de manera diferente, encarar la vida con amor a pesar de la adversidad y ser felices. Mi objetivo con aquel libro era que la gente pasara el año 2000 más feliz".

Valentina crece y decide estudiar comunicación, "durante todos esos años participo como voluntaria en muchas causas que me hacen tomar contacto directo con muchas otras realidades y mirar el mundo desde otros muchos puntos de vista" es así que vio claro que su vida tenía que ser una conexión de ambas: contar historias y generar impacto. Lo que le dio la oportunidad fue, como cuando era pequeña, un papel en blanco donde plasmar un proyecto fin de curso. Tenía que ser capaz de partir de una idea donde aplicar los conocimientos de la asignatura creando un proyecto innovador de impacto. Es de ahí que surgen las primeras semillas del proyecto.

La idea deja de ser idea, para transformarse en realidad

Tras una sucesión de pasos, en 2012, la Universidad de Northwestern en Chicago selecciona a Ikusi entre 15 proyectos universitarios del mundo con un trasfondo social. "Allí encontré a un montón de jóvenes de edad similar a la mía con otro montón de proyectos pero que ya los estaban ejecutando, yo aún estaba en la idea. Me impactó particularmente una persona que hoy es amiga, de Pakistán. Su proyecto tenía que ver con la defensa de los derechos de las mujeres en su país y por esto no solo ella estaba amenazada de muerte, toda su familia había tenido que desplazarse por amenazas. Ahí se disiparon mis miedos, entendí que si ella había pasado de la idea a la acción y llevaba 6 años ejecutando este proyecto, yo no tenía nada que perder, en Uruguay nadie iba a matarme ni pasaría nada si la idea no funcionaba"

A la vuelta de Chicago y mediante un proyecto de recaudación de fondos vía internet, se recolectó lo suficiente para comprar los equipos que aún hoy usan.

"Tras esto SocialLab Uruguay nos dio su apoyo y poco a poco aunque no salimos a ofrecer, pronto las organizaciones se acercaron al proyecto lo que fue una prueba de la necesidad que tienen las organizaciones de mostrar lo que hacen. Estábamos en el camino correcto".

 

Valentina con gente de Ikusi y los protagonistas de uno de los rodajes
Valentina con gente de Ikusi y los protagonistas de uno de los rodajes

Hoy en día Ikusi se ha convertido en un referente sin duda alguna en Uruguay, pero más allá les están llegando propuestas de grandes organizaciones a nivel regional que les piden videos para sus campañas, como fue en su momento el caso de UNICEF. Las empresas y sus departamentos de responsabilidad social surgen como potenciales clientes que en lugar de contratar a productoras generalistas, se decantan por una productora que desde el origen tuvo un perfil mucho más humano, así que el sueño de Valetina dejó de serlo hace tiempo. Hoy Ikusi y su potencial es lo que le hace levantarse por la mañana y encarar cada día con una sonrisa.

Qué aprendimos de Valentina:

No es la primera vez que alguien nos habla de cómo emprender no es un camino de rosas. "Es un gran reto, a veces quieres tirar la toalla, pero cada vez que eso pasa algo pasa al mismo tiempo que te impulsa a seguir". ¿Son los astros, es una fuerza divina del más allá?... Lo que nos enseñó Valentina es el valor de darse a uno mismo el permiso de construir su sueño, aquello en lo que cree. Si haces de esa tu misión, de una forma u otra las cosas encajarán. Ikusi avanza y no tenemos duda de que así seguirá. La determinación y la creencia de Valentina en el proyecto y de todos los que desde su origen han creído y colaborado de una forma u otra, son imparables.

¿Cuál es ese proyecto en que si pusieras todas tu energía serías imparable y qué te para para darte la oportunidad?

---

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Editora del blog de Idealistas.org, coordinadora de nuestro fantástico grupo de colaboradores. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.