Buscar

¿Puede la tecnología hacer del mundo un lugar mejor?

Adriana Cárdenas

Un gráfico de la evolución desde un pez hasta el hombre con un celular

Hay algo claro: la tecnología ha cambiado y continúa cambiado al mundo. Nuestras interacciones con otros, lo que nos gusta o creemos nos gusta y hasta la forma en que pensamos. Pero ¿es posible que la tecnología también tenga la respuesta a todos nuestros problemas?

Gracias a ella portales como Change.org, la plataforma de activismo en línea más grande del planeta, ha logrado agrupar cientos de miles de personas para solucionar problemáticas en todo el mundo. Con más de un millón de peticiones creadas, sin duda puede ser un claro ejemplo de lo que la tecnología puede lograr para mejorar el mundo. No sin mencionar, la posibilidad que hoy, organizaciones e individuos gozan de intercambiar ideas, adquirir fondos y recursos a través del uso de nuevos portales de internet.

Entonces, ¿puede la tecnología hacer del mundo un lugar mejor?

Depende del punto de vista desde donde se vea, y lo que consideremos como un avance o un retroceso. Lo cierto y visiblemente evidente, son los cambios, que no solo en participación ciudadana vemos a diario. Uno de ellos, es sin duda la educación y si bien, es considerada el arma más poderosa del mundo, bien vale la reflexión.

Hace unos años era impensable poder recibir clases de las mejores universidades del mundo desde tu comodidad de tu casa, o que sin importar tu situación económica puedas acceder a información y conocimiento como nunca antes.  Hoy ya no es una utopía, es una realidad, aunque aún muy desigual. Se estima que casi dos tercios de la población mundial nunca se ha conectado a internet y la brecha entre ricos y pobres sigue creciendo. Entonces, nos seguimos haciendo la misma pregunta, ¿será la tecnología la solución?

Quizás no la única. Un reciente artículo publicado por la revista colombiana Semana, resalta que las TIC son herramientas importantes para el desarrollo, pero estas no generan impacto por sí solas y en ocasiones, cuando no se utilizan debidamente, terminan originando los resultados menos esperados, no solo en temas educativos. Lo podemos ver en otros campos también como la salud, donde el uso excesivo o el 'mal uso' de la tecnología esta incentivado la aparición y reaparición de enfermedades como la depresión, dependencia y nomofobia.

De hecho, esto puede ser más grave de lo que pensamos, según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid realizado durante 11 años, no solo la salud mental se ve afectada, la luz artificial de los celulares y ordenadores es capaz de dañar la retina, es decir, el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo.

Puntos sin duda interesantes, que tocan todos los ámbitos; nuestras relaciones cara a cara, nuestra interacción con el mundo, la vida, pero sobre todo nuestro futuro. Por lo pronto, necesitamos soluciones innovadoras a problemas de gran escala. La tecnología nos lo puede ofrecer, pero ¿a qué precio?, ¿piensas que en la tecnología está la solución que necesitamos para construir un mundo mejor?. 

___

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.