Buscar

Receta para convertirte en un agente de cambio

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Un niño cons dos pesceras dibujadas sobre su cabeza en la que un pez salta de una a la otra

Si quieres cambiar al mundo, hacer que menos oportunidades para pasar a la acción se desaprovechen y que más personas encuentren en ayudar al otro inspiración para cambiar aquello que les molesta, quizás lo tuyo es ¡sentir, analizar y actuar!

Aquí te van los 5 ingredientes que no pueden faltar en tu travesía. Como todo agente de cambio, la cantidad exacta por ingrediente dependerá de tu idea, el lugar en que la pienses ejecutar y tus habilidades sociales e intrapersonales… En definitiva esta es la canasta de ingredientes y tú, eres el chef.

1. Pasión por una causa. Uno de los ingredientes sino, el más importante, es la pasión por aquello que te estremece de corazón y que es la base por la cual quieres cambiar el mundo. Cuando haces algo que te gusta estás más predispuesto a intentarlo una y otra vez y a disfrutar mientras lo haces. La pasión es lo que en realidad mueve hacer que las cosas pasen.

Si aún no sabes qué es aquello que te apasiona al cambio, puedes empezar preguntándote, ¿qué te molesta de tu alrededor?, ¿qué proyecto o propuesta en tu comunidad o ciudad puede ser mejorada para beneficiar a otros?, si pudieras dedicar tu vida a cambiar una sola cosa sobre tu comunidad, ciudad, país o el mundo, ¿cuál sería?.

2. Análisis de la situación. Para cambiar al mundo positivamente no solo se necesita de las ganas de hacerlo sino de la conciencia necesaria para entender que todo problema tiene su raíz. No basta con “suponer” en que debemos focalizarnos para lograr el cambio que queremos, debemos analizar por qué pasa lo que está pasando. Conocer aquello que impide progresar a tu comunidad te puede ahorrar disgustos, tropiezos y ganar más adeptos, (personas que como tú crean en tu idea).

3. Valor para intentarlo hasta el cansancio. Muchas ideas no logran su objetivo hasta después de varios intentos. Ser conscientes de ello y estar dispuestos a tomar riesgos y aprender de los fracasos es parte importante de un agente de cambio. Si eres un agente de cambio, eres quien asume responsabilidades en lugar de crear excusas.

Si aún sientes que debes trabajar en este aspecto intenta pensar ¿qué perderás si lo intentas?, ¿la excusa que doy es realmente relevante o simplemente no quiero seguir adelante?.

4. Acción. Parece ser obvio, pero para ser un agente de cambio tienes que cambiar, es decir actuar. No basta con generar ideas, tienes que ponerlas en marcha con una mente innovadora y positiva.

Para lograr que tus ideas dejen de ser solo eso, debes realizar un plan en el que delimites tiempos precisos, esto te ayudará a llevar un record organizado y actualizado de los pasos que estas realizando para la ejecución de la idea. Los grandes sueñan pero solo los que actúan cambian al mundo.

La receta no puede estar completa sin tu toque personal. Ese ingrediente que te hace único como todo agente de cambio, así que el quinto ingrediente lo pones tú. ¡Cuéntanos cuál es!  y recuerda…

Sé el cambio que quieres ver en el mundo Gandhi

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.