Idealist logo
idealist

Menú

pin icon
pin icon
Publica una Oportunidad
circle-add icon
Añade tu Organización
Idealist logo
idealist

Buscar

Idealist logo
idealist
social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon

Universidad para los que nunca soñaron con poder ir a la universidad

Elena Martín imagen de perfil

Elena Martín

Chicos y chicas de uno de los grupos del programa

En Sogamoso, a unas tres horas al norte de Bogotá, ir a la universidad y estudiar emprendimiento es algo que no solo hace quien se lo puede permitir. Desde hace casi tres años, chicos de comunidades vulnerables, sin demasiada proyección de un futuro prometedor, pueden formar parte de un programa que les capacita para iniciar sus propios emprendimientos.

Lina y Óscar son docentes en la Universidad de Boyacá, dentro de la rama de Administración de Empresas. Hace un par de años, siendo sensibles a la problemática de estos chicos y su falta de oportunidades, se animaron a lanzar un programa que les invitaría a atender, aprender y desarrollarse profesionalmente. Sonaba bien, pero ¿cómo convencerles?

Titulación sí, pero mejor motivación

Muchos de estos chicos nunca imaginaron que un día podrían ir a la universidad, quizás de ahí el reto de convencerles de que se animasen a participar. Lina nos cuenta como cuando se acercan a ellos el gancho es cómo la universidad les va a dar un reconocimiento. “Les explicamos que eso les va a ayudar en su hoja de vida. De ahí en la primera reunión se les empieza motivar con economía creativa, a mirar qué habilidades tiene cada uno, qué les gusta…”. Si uno hace lo que le motiva, será más fácil generar un compromiso.

Y es que no es tan sencillo retenerlos, “algunos tienen hijos, o en mitad consiguen un empleo y lo dejan…” pero uno con el tiempo Lina y Óscar aprendieron a engarchar más a los chicos. El primer grupo lo comenzaron 20 y lo acabaron 12. En este último hay 60, la expectativa es que lo acabe una cifra superior a 50, ¿qué ha cambiado?

¿La clave? Creer en ellos

Lina nos cuenta como el vínculo va más allá de darle el almuerzo o un certificado a final de curso. Para ella la clave está en ‘creer en ellos’. “Las entidades dicen: te doy un almuerzo y te dejas capacitar, pero nosotros no tenemos recursos, lo que si tenemos es la capacidad para motivarlos muchísimo con sus ideas de negocio, ver que tienen de futuro que pueden progresar, clases muy dinámicas, muy participativas…. Eso les acaba enganchando”.

Fin de curso
Final de curso. ¡Prueba superada!

Las capacitaciones se han hecho más cortas y sencillas, más directas y dinámicas y los profesores han aprendido a manejar un lenguaje más adaptado. “Al final de curso les hacemos un reconocimiento e invitamos a los papás. Ahí se visten todos bonitos, van al grado… la mayoría de estos chicos no pueden ir a la universidad por lo que es un orgullo para toda la familia”

También se les invita a la muestra empresarial que hacen con los estudiantes del programa regular de la universidad, donde ellos pueden mostrar sus proyectos e ideas y si quieren pueden seguir con asesorías empresariales y algunos optar a convocatorias y fondos que les ayuden a crear su idea de negocio. Sin duda una opción para los que aunque no tengan demasiados recursos y le quieren poner las ganas… y se las ponen.

Este es el primer lugar donde me dicen que sí…

Un día al final de una clase un chico se acerca a Lina y le dice… “Lina, a mi en el colegio me habían dicho que yo no servía para esto, mi papá me dijo que no, mi familia que no y aquí es el primer lugar que me dicen que sí”. ¿No se podría eso ya considerar éxito? Si ayudamos a que más de los que tienen pocas oportunidades no solo tengan más, sino que crean en su capacidad, tendremos mucho ganado.

Ellos a uno le muestran que no importan los recursos, obstáculos como una discapacidad… si le pones las ganas, puedes.

Y así comienzan a suceder cosas como la iniciativa de Edwin Yesith Balaguera, que con la capacitación comenzó a ayudar a mejorar la panadería de su papá, que ahora han ampliado. Más allá de eso y por su cuenta ahora ya él montó una tiendita. El negocio crece.

El sueño de Lina: visibilizar y replicar

Lina sueña hoy con dos cosas, una es visibilizar este tipo de programa para mostrar lo que es posible y animar a otras instituciones educativas a replicar opciones como esta.

Por otra parte, capacitarles les ayuda a integrarse en el terreno laboral, pero igual no es fácil. Hoy Lina busca instituciones o empresas que den una oportunidad laborar a estos chicos, incluso a través de algún tipo de prácticas o capacitaciones basadas en habilidades. Todo suma para su formación y posibilidades de un mejor futuro.

Si quieres colaborar o conocer más sobre el programa quizás para poderlo replicar allá donde te encuentres, escríbenos a comunicacion@idealistas.org y te pondremos en contacto con Lina.

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

social/facebook icon
social/twitter icon
social/linkedin icon
Elena Martín imagen de perfil

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.