Buscar

La vida es 10% lo que te pasa y 90% como lo tomas

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

tres manzanas

Quizás no tenemos el poder absoluto para controlar cada cosa que nos pasa, pero tenemos la capacidad de decidir cómo reaccionamos frente a cada situación. En otras palabras, que una situación signifique una oportunidad para avanzar y aprender o un obstáculo que nos detenga, depende de nosotros mismos.

¿Has escuchado esa frase que dice la vida es 10% lo que te pasa y 90% como lo tomas?. Puedes lamentarte profundamente si las cosas no salen como lo planeabas, sentirte derrotado y dejar que cada situación te lleve al pesimismo, pero piénsalo ¿en verdad eso te ayuda en algo?. Sin importar si crees que existe un destino ya establecido o no, ser pesimistas no nos lleva a ningún lado.

“Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado” – Buda

El tener una buena o mala actitud es una habilidad que los seres humanos podemos desarrollar y uno de los pasos más importantes que podemos tomar para lograr nuestro verdadero potencial. Seguro hasta ahora, te estarás preguntando… si eso suena muy bonito, pero ¿cómo lo hago?. Aquí te van 3 elementos muy simples que puedes incorporar a tu vida para mejorar tu actitud frente a ella:

1. Evita palabras negativas

Las palabras que usamos son un reflejo de nuestros sentimientos y creencias. Es increíble lo que podemos cambiar a través de nuestra forma de expresarnos. Según un estudio de Psych Central, “Sostener una palabra positiva y optimista en la mente, estimula la actividad del lóbulo frontal, área que incluye los centros de idiomas específicos que conectan con la corteza motora, responsable de pasar a la acción” por lo que usar palabras negativas en lugar de positivas pueden afectar tu desempeño.

De acuerdo con el doctor Andrew Newberg, M.D y el profesor Mark Robert Waldman, las palabras tienen el poder de cambiar tu mente, tanto así que una simple palabra puede influir en la expresión de los genes que regulan el estrés físico y emocional.

2. Agradece en todo momento

Dar gracias por algo es valorar algo que han hecho por nosotros. Este gesto nos pone en una actitud receptiva frente a la vida pues aceptamos y apreciamos lo que recibimos. Es un ejercicio fantástico para ver la vida desde una perspectiva positiva. De hecho, esto va ligado con la felicidad. Una investigación del doctor Robert A. Emmons entre otros científicos arrojó que el ser agradecidos es una de las formas más fiables para aumentar la felicidad y la actitud positiva.

“Muchas personas que ordenan correctamente sus vidas en todos los demás aspectos siguen siendo pobres debido a su falta de gratitud” – Wallace Wattles

3. Ponle amor y entusiasmo a lo que haces

Sin duda, no puedes sentir entusiasmo frente a algo sin una actitud positiva. De allí la importancia de tener la actitud adecuada, lo que te llevará a mantenerte centrado en lo que quieres lograr y los métodos que utilizarás para lograrlo. El entusiasmo lleva a la acción y es esta característica la que genera compromiso por aquello en lo que crees mientras contagias a otros a hacer lo mismo. Recordemos la famosa frase del filósofo Ralph W. Emerson, “ninguna gran empresa se llevó a cabo sin entusiasmo“.

Independientemente de que creas que tu destino esta en tus manos o no. Piensa esto: si una actitud negativa no te lleva a ningún lado, ¿por qué no intentar sacar lo mejor de cada situación, reforzar lo bueno que tenemos y continuar hacia adelante?

Un hombre puede cambiarse a sí mismo… y dominar su propio destino, ésa es la conclusión de toda mente que está completamente abierta al poder del pensamiento correcto” – Christian D. Larson (1866-1954)

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Adriana Cárdenas imagen de perfil

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.