Buscar

Voluntariado: ¿frustración o recompensa?

Elena Martín

Grupo de personas

Hablar del voluntariado en términos positivos es fácil para nosotros, pero nos gusta mirar siempre bajo el prisma múltiple de que las cosas no son blancas o negras. ¿Qué hay en la otra cara de las bondades de ser voluntario?… la frustración es una de ellas.

Estas son algunas de las razones que se escuchan cuando los voluntarios tiran la toalla o ni tan siquiera pasan a la acción…

  • La meta es demasiado grande: Algunas causas pueden ser tan grandes que es difícil ver el fin. Para algunos este puede ser un elemento motivador, pero para otros puede ser todo lo contrario. Por ejemplo, acabar con el hambre en el mundo.
  • Si yo hago, ¿por qué los gobiernos no se comprometen con ciertas causas?: Una frustración común es el avance de una sociedad civil que ve como en ocasiones las decisiones de políticas públicas, no van al compás de las necesidades de los ciudadanos.
  • El sistema político dificulta en lugar de facilitar. A menudo y depende de en qué país nos encontremos, el Tercer Sector encuentra más trabas provenientes de los poderes públicos de las que debería. De nuevo, a muchos les motiva a seguir, pero las normas a seguir y el constante conflicto resultan agotadores para otros.
  • La constante rotación no ayuda. En algunas organizaciones, el reto de mantener voluntarios y la rotación no ayudan a mantener una constancia en el trabajo, y esto afecta a la cohesión y efectividad del esfuerzo que se hace.

Frente a esto, aún pensamos que el coste de no intentarlo, de no contribuir es infinitamente mayor que el de intentarlo. ¿Por qué?

  • Porque por lo general las personas se sienten bien cuando se sienten útiles. Y el voluntariado es una vía estupenda para esto. Todos ganan y se prueba que mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas (o grandes ¿por qué no?) pueden cambiar el mundo. Al menos así lo creemos.
  • Por apertura de miras, para conocer otras realidades y poder mirar el mundo desde otras perspectivas que nos ayuden a entender que sin un espíritu de colaboración mutua, el mundo no encontrará el equilibrio.
  • Porque te permite desarrollar nuevas habilidades. El voluntariado te pone ante situaciones que en muchos casos no viviste antes y que sin duda marcarán tu crecimiento personal, pero también profesional a la vez que contribuyes con quien por cualquier motivo, ahora está necesitando una mano.
  • Porque si sientes que la vida te ha dado, es una bonita manera de devolver e inspirar a otros a hacer lo mismo.

¿Alguna vez siendo voluntario, te sentiste frustrado? ¿Qué te hizo sentir así y cuáles son tus razones para ser voluntario independientemente de que a veces uno encuentre obstáculos?

____

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.