Buscar

¡Vota ya por Nilus!, el Uber del rescate de alimentos

Adriana Cárdenas

Voluntarios entregando donaciones de alimentos

El 40% de la comida producida en el mundo SE TIRA. De hecho, visualmente se podría llenar 100 estadios de fútbol con comida en perfectas condiciones, pero esta termina en la basura. Mientras tanto 815 millones de personas padecen hambre. Solo en Argentina, se desperdician 16 millones de toneladas de alimentos anuales. Datos escalofriantes que Nilus a resumido con su hashtag #WTFood (algo como.. ¿qué está pasando con la comida?) desde su cuenta de Twitter. 

El Uber del rescate de alimentos como se empieza a conocer Nilus es un proyecto que utiliza la tecnología existe como la geolocalización y la economía colaborativa para rescatar alimentos que usualmente terminarían en la caneca de basura. Su alianza con Wingu (Tecnología sin fines de lucro) y la red de choferes particulares le dan vida al proyecto, cuyo nombre nace como referencia al Río Nilo, como lo explica Mario, director del proyecto, "lo elegimos porque el Río Nilo es símbolo de la prosperidad y el primer lugar en donde se construyó la cultura colaborativa". 

Tecnología aplicada al cambio social

El proyecto está en desarrollo, actualmente se están realizando pruebas pilotos en Rosario, Argentina junto con el Banco de Alimentos de la ciudad, "por el momento conductores descargan la aplicación Shippify y les aparece los viajes disponibles y el destino son los comedores sociales", nos cuenta Mario. Nilus está para resolver el problema y por ello están desarrollando su propia aplicación que permitirá que se desarrolle el proceso a cabalidad:


Íconos de una tienda, un celular, un camión y un globo aerostático
  1. Empresas y supermercados avisan cuando van a desechar la comida
  2. Nilus ofrece los alimentos a los comedores de su red
  3. Los choferes Nilusos reciben propuestas de viaje y son remunerados por transportar los alimentos hasta los comedores
  4. El comedor recibe los alimentos :)

El retiro de los alimentos no acarrea un costo para el donante, los comedores pagan un precio simbólico de cinco pesos por kilo de comida (un promedio 10 veces menor a lo que pagarían en un supermercado) y los choferes cobran por su servicio.

Si te interesa que este proyecto siga desarrollándose, participa!!! 

puedes hacer la diferencia votando por Nilus en el Desafío Google.org. Tienes hasta el martes 17 de Octubre para evitar que 1 de cada 5 chicos en Argentina sigan padeciendo de problemas de nutrición. 

También puedes utilizar el hashtag #WTFood para crear conciencia frente el tema en tus redes sociales, unirte como conductor, comedor social o como donante. ¿Qué esperas?

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.

 

Adriana Cárdenas

Desde mi trabajo como voluntaria ayudo a personas que no tienen acceso al sistema de salud en Nueva York traduciendo de inglés a español y vice versa eventos de salud gratuitos y gestionando actividades de divulgación. A su vez, coordino los medios sociales de la organización a la que sirvo.