Buscar

¿Y si un día tú fueses el encadenado?

Elena Martín

Finalistas del desafío y mentores en una jornada de trabajo en Ciudad de México - Imagen cedida por Ashoka Changemakers

Si todos somos humanos, ¿en qué nos convertimos cuando vulneramos los derechos del otro? ¿En qué se convierte el padre que abusa sexualmente de sus hijas, la mujer que es capaz de literalmente encadenar y despojar de hasta su voluntad a personas a las que esclaviza laboralmente, en qué se convierten aquellos que niegan derechos y oportunidades a mujeres refugiadas por el hecho de ser diferentes, a quienes vuelven la cara una y otra vez a personas con capacidades diferentes?. Pensarlo es devastador, luchar por combatir los atropellos, a menudo elevados a la categoría de las atrocidades que somos capaces de hacernos los unos a los otros, una virtud más allá que ejemplar.

La semana pasada tuve el tremendo honor de compartir mi día con nueve personas, nueve héroes que los son por muchas razones, entre otras porque nunca se pondrían a sí mismos este calificativo y esa humildad ya les hace grandes.

Su corazón, su cabeza, su alma, está puesta en proyectos a los que la mayoría de la sociedad vuelve la vista. Ellos fueron los nueve finalistas del desafío de Ashoka Changemakers,  Derechos Humanos en Latinoamérica’, organizado por Ashoka de México y Centroamérica con la colaboración de la Ford Foundation.

Para ellos, la lucha en defensa de los derechos humanos en diferentes dimensiones es su razón de ser y para nosotros, debería ser un ejemplo de tesón, cordura o locura, según se mire… pero particularmente en estos tiempos que corren, no se me ocurre otro mejor lugar al que mirar que a estas personas. Ellos representan la esperanza en un mundo enfermo que no solo ellos, sino todos tenemos la responsabilidad de sanar. Ellos ya lo están haciendo, pero no son suficientes los que lo saben, ni los que lo reconocen, ni los que les apoyan. Siendo el gran ejemplo de humanidad y lucha que son, la sociedad les debe una visiblidad y un reconocimiento que no siempre llega.

Nosotros comenzamos con esta, una serie que les otorgue el espacio que merecen. Durante las próximas nueve semanas y en colaboración con Ashoka Changemakers para Latinoamérica, les iremos compartiendo los perfiles, trabajo, motivaciones y esencias, de estos nueve emprendedores sociales. Ellos fueron los finalistas de un total de 346 proyectos que aplicaron en toda la region. De Brasil a Argentina, pasando por Guatemala, Costa Rica o Paraguay. (Para conocer los proyectos y quiénes fueron finalmente los ganadores puedes acceder aquí).

¡Bravo chicos y chicas! Me llenaron el corazón de esperanza y espero que sus historias no solo conmuevan o inspiren, sino que hagan participar en ese cambio que tanto necesitamos a muchos más. Porque todos somos humanos, y a todos nos gustaría que si un día nos encadenan o nos abusan, fueran muchos los que denunciaran, visibilizaran y actuaran para elevar la conciencia y mejorar situaciones, que nadie, nadie, debería nunca tener que padecer.

___

Esta entrada es la primera de una serie en la que queremos visibilizar aquellos proyectos de emprendedores sociales en Latinoamérica en colaboración con Ashoka Changemakers. Comenzamos por la serie 'Derechos Humanos' cuyos ganadores fueron premiados en Noviembre de 2016 en la Ciudad de México.

Ashoka Changemakers convoca y conecta a agentes de cambio de alto potencial, sus ideas y sus recursos, mediante el poder de los desafíos en colaboración y redes de socios. Juntos, se trabaja para acelerar exponencialmente el cambio social, transformar sistemas, inclinar las actitudes y el comportamiento de individuos e instituciones.


Elena Martín

Redactora y editora del blog de Idealistas.org. Modero la comunidad de usuarios de sitio en español y trabajo para hacer de Idealistas.org la web de referencia para todos los que quieren aportar su granito de arena al cambio.